sábado, junio 30, 2007

Quicuagésimo quinto -Tiempo libre -

Saludos querido y teórico lector. Debido al tiempo libre del que soy presa, puedo escribir más y más postsceses más seguido. Comenzaré este post, emulando a Charles Dickens y me permitiré decir que “Los rumores de mi reprobación han sido exagerados”. En efecto, incrédulo y envidioso lector. Por más que suplicaste a tus deidades paganas que me reprobaran en las materias más insulsas, me alegra decirte que te la peluqueaste y que pasé todas y cada una de las materias que tuve el semestre anterior.

Pero sea como sea, esta entrada es para platicarte cómo es que paso mis días de ocio y no para burlarme de ti (eso lo puedo hacer por teléfono o en persona). Como ya no tengo clases, ni asesorías, ni ganas de hacer absolutamente nada que tenga que ver con la escuela, tengo demasiado tiempo libre. Y aunque realizar las labores que antes hacía mi madre me toma algunos minutos e inclusive, a veces, un par de horas, dispongo de otras 22 para hacer lo que me plazca y más.

Querido y teórico lector, tengo el placer de presentarte:


Administración del Tiempo libre
Ahora es una licenciatura


Afortunadamente, me he pasado sólo la mayoría del tiempo; sin impertinentes visitas, lo que me permite jugar Play Station hasta que me aburro. En cuanto esto sucede, pongo otro juego y listo. Cuando me duelen los callos de los dedos, decido cambiar y leo un poco. “El conde de Montecristo”, “Los tres mosqueteros”, “Los libros de Halo” y hasta uno de “Análisis vectorial” es lo que me entretiene en estos días de angustiosa soledad (¡ja! Angustiosa, ya mero). A veces, me pongo a jugar ajedrez contra un pequeño programa que me patea tantas veces que me dan ganas de arrojar lejos a mi monitor y aporrearlo. La televisión, sin lugar a dudas, mi mejor y única amiga me ofrece con tranquilidad constante, horas y horas de diversión. Desde caricaturas hasta cine erótico, y como no, “La oreja”. Y si no estoy conforme con alguna película o programa, solo tengo que ir a mi videoclub preferido y rentar alguna película que tendrá el honor de amenizarme la tarde.

Aunque verdaderamente, uno de los pasatiempos favoritos de mi agradable personita, es mirar crecer el pasto. Aunque no lo creas, ya ha crecido 2 mm los últimos 5 días. Confío en que con un poco de cuidado y cariño pueda romper el record mundial de velocidad de crecimiento de césped.
No apilo frijoles o pongo fichas de dominó que formen sugerentes figuras para después derribarlas porque no tengo. Últimamente me he dedicado a marcar las rutas de los camiones en mi mapa de la ciudad.

Los ancianos del cyber al que asisto me saludan con afectuosa naturalidad al haberse acostumbrado a mis generales visitas. He descargado cientos de imágenes de Lucy Pinder en sus máquinas y he visto demasiados videos de youtube usando su streaming. Todo mientras sigo investigando para terminar mi “opera prima”: “El post de potabilidad”.
He conocido varios puestos de tacos, tortas, gorditas, hamburguesas y similares. He consumido refresco tan abundantemente que creo que estoy ciego. No recuerdo la última vez que tomé agua. La comida que he preparado que más se asemeja a una comida casera fueron unas quesadillas de queso (¡¡¡No!!! ¡Puts!).
Consciente de que me sobra el saldo, decidí hacer una pequeña prueba que hasta debería poner en mi currículum: sin más ni más y por el puro placer de hacerlo, realicé una llamada de celular a celular a la hermana república de Bolivia. Mi saldo, el día 22 de junio del 2007 a las 12:25 hrs. Era de $97.40. Mi saldo el mismo día pero a las 12:27 hrs. Era de 56.49 pesos.
PUUUUUUTTTTSSSS!!! $40.00 por una llamada de 50 segundos a un país que está a 4000 millas de distancia (no medibles con compás). No mamar, en serio, no mamar. Lo malo es que se me olvidó preguntar que hora era allá.

Me duele la entrepierna cada que veo las películas que van a pasar en canales que no tengo por el TVGuide. No espío a los vecinos porque no tengo binoculares, puesto que si los tuviera, que no quede duda alguna de que estaría acechándolos como buitre, mirándolos desdeñosamente desde lo alto de mi grandeza. Ya sea utilizando la ventana o aprovechando la gotera de mi cuarto para improvisar un periscopio.

En los pocos días que llevo de vacaciones aprendí, que el corazón se rompe cuando después de haberse dilatado en demasía por el tibio aliento de la esperanza, tropieza con la dura realidad. Y descubrí que Timbiriche es peor hoy que hace 20 años. Que “El Pantera” sí les gana a los “Maras” y que se pueden visualizar imágenes en mi calculadora (próximamente Lucy Pinder en mi Voyage).

J'ai appris que mon Français est meilleur que j'ai attendu, mais pas aussi bon que je voulais. Estoy repasando concienzudamente algunas letras y palabras en ruso que ya no recordaba y aprendiendo frases y letras en japonés. He utilizado algunos minutos de mi tiempo Internet para buscar un buen traductor de latín. Trato de convencerme a mí mismo de que el alemán es para señoritas. Busco algunas palabras en el diccionario inglés español porque ya se me olvidó cómo se dice escoba en inglés.

Recuerdo casi parafraseando las palabras de mi madre: “Tiren la basura tan seguido como puedan, porque si no, huele feo”. Palabras más ciertas no se han pronunciado nunca. Cierto mole de olla que mi madre preparó algunos días antes de irse, permaneció en el refrigerador hasta hace dos días. Al tirarlo, el hedor que desprendió fue tan nauseabundo como el olor que describe en sus más horribles pesadillas Lovecraft. Provocó más de tres arcadas en toda mi familia y no menos maldiciones de cada uno.

Las noches son más entretenidas, ya que sin nadie vigilándome, puedo pasearme en la casa en calzoncillos, sólo con una camisa medio desabrochada y con lentes oscuros mientras canto la canción “Old time Rock and Roll” de Bob Seger sujetando un peine como micrófono. (Tal como aparece aquí) Puedo, pero no lo hago. Mejor, me escondo bajo mi cama y me pongo a temblar cada que escucho un ruido extraño. Pero no lo hago por miedo, eso jamás. Lo hago porque es divertido.

Aunque no lo creas, querido y teórico lector, mis pláticas más satisfactorias han sido con la nunca bien ponderada Doña Mari. Con temas como: Usted rulea Doña Mari, su esposo es gay, ¿No cree que usted rulea Doña Mari? Vamos a ver cuánto tiempo dura sin decir “hey”. Y muchos similares, paso agradables minutos burlándome de Doña Mari. Pero eso no es todo. Mi padre, para distraerse de la monotoneidad, hace lo que mejor sabe hacer: Castrarme.
Esto funciona más o menos así:

Padre de Teh Dib.- Mira, ahí está el Billy.
Teh Dib.- Castroso Billy. Ojalá no me vea, porque si no va a venir a jugar mientras me castra.
Padre de Teh Dib.- (Gritando) BILLY, BILLY, ven Billy, mi hijo Teh Dib quiere saludarte y jugar contigo.
Teh Dib.- Hijo de…

Querido y teórico lector, así es como paso mis días. No me aburro, porque tengo en el cerebro tres ideas con las cuales nunca es posible el fastidio: amor, venganza y un problema que no me sale. ¿Cuáles son las edades, en años de tres amigos, si su suma es 72 y su producto resulta mayor que 13600? Al mayor de ellos le falta una pierna.

Por cierto, si te quedó la duda, para llamar a Bolivia desde un celular debes marcar: 00591 + Número de celular.

Pasando a otro tema, he decidido comenzar con un Podcast. En cuanto consiga un micrófono, prepárense para esporádicas versiones en mp3 de mí.

P.S. Desde aquí externo un saludo para Salvador porque lo operaron: Goey, recupérate pronto y holgazanea mientras estás convaleciente. ¬_¬’

P.S. Tal vez no lo hayan notado, pero gracias a ciertos lectores cuyo coeficiente intelectual es menor que su altura en pies, me he tenido que ver en la necesidad de impedir comentarios que no sean los míos. Perdón, pero los comentarios son para retroalimentar al blog, no para hacerlo un Chat o unos foros. Si quieren chatear, están los choteadísimos canales de “latinchat”. O el MSN. Si son un poquito más avispados, están los chats basados en IRC como el mIRC. Si prefieren hacer amigos en un foro, pueden visitar los foros de “tadforo.com” o hasta los de “putalocura.com”. O crear un MySpace para que les digan todo lo que quieran.

P.S. Ya está emulado el CPS3. Busquen en emulatronia.com o similares, para que bajen el emulador de la placa y algunos ROMS de juegos chidos como el Street Fighter III: Third Strike o Jo Jo’s Bizarre Adventure y dejen de jugar la mamada de King of Fighters o el craqueadísimo Mugen.

¡ Au revoir !

0 Personas con IQ alto han comentado:

Publicar un comentario

Ándele, deje su comentario.
Gracias.