sábado, junio 30, 2007

Quicuagésimo quinto -Tiempo libre -

Saludos querido y teórico lector. Debido al tiempo libre del que soy presa, puedo escribir más y más postsceses más seguido. Comenzaré este post, emulando a Charles Dickens y me permitiré decir que “Los rumores de mi reprobación han sido exagerados”. En efecto, incrédulo y envidioso lector. Por más que suplicaste a tus deidades paganas que me reprobaran en las materias más insulsas, me alegra decirte que te la peluqueaste y que pasé todas y cada una de las materias que tuve el semestre anterior.

Pero sea como sea, esta entrada es para platicarte cómo es que paso mis días de ocio y no para burlarme de ti (eso lo puedo hacer por teléfono o en persona). Como ya no tengo clases, ni asesorías, ni ganas de hacer absolutamente nada que tenga que ver con la escuela, tengo demasiado tiempo libre. Y aunque realizar las labores que antes hacía mi madre me toma algunos minutos e inclusive, a veces, un par de horas, dispongo de otras 22 para hacer lo que me plazca y más.

Querido y teórico lector, tengo el placer de presentarte:


Administración del Tiempo libre
Ahora es una licenciatura


Afortunadamente, me he pasado sólo la mayoría del tiempo; sin impertinentes visitas, lo que me permite jugar Play Station hasta que me aburro. En cuanto esto sucede, pongo otro juego y listo. Cuando me duelen los callos de los dedos, decido cambiar y leo un poco. “El conde de Montecristo”, “Los tres mosqueteros”, “Los libros de Halo” y hasta uno de “Análisis vectorial” es lo que me entretiene en estos días de angustiosa soledad (¡ja! Angustiosa, ya mero). A veces, me pongo a jugar ajedrez contra un pequeño programa que me patea tantas veces que me dan ganas de arrojar lejos a mi monitor y aporrearlo. La televisión, sin lugar a dudas, mi mejor y única amiga me ofrece con tranquilidad constante, horas y horas de diversión. Desde caricaturas hasta cine erótico, y como no, “La oreja”. Y si no estoy conforme con alguna película o programa, solo tengo que ir a mi videoclub preferido y rentar alguna película que tendrá el honor de amenizarme la tarde.

Aunque verdaderamente, uno de los pasatiempos favoritos de mi agradable personita, es mirar crecer el pasto. Aunque no lo creas, ya ha crecido 2 mm los últimos 5 días. Confío en que con un poco de cuidado y cariño pueda romper el record mundial de velocidad de crecimiento de césped.
No apilo frijoles o pongo fichas de dominó que formen sugerentes figuras para después derribarlas porque no tengo. Últimamente me he dedicado a marcar las rutas de los camiones en mi mapa de la ciudad.

Los ancianos del cyber al que asisto me saludan con afectuosa naturalidad al haberse acostumbrado a mis generales visitas. He descargado cientos de imágenes de Lucy Pinder en sus máquinas y he visto demasiados videos de youtube usando su streaming. Todo mientras sigo investigando para terminar mi “opera prima”: “El post de potabilidad”.
He conocido varios puestos de tacos, tortas, gorditas, hamburguesas y similares. He consumido refresco tan abundantemente que creo que estoy ciego. No recuerdo la última vez que tomé agua. La comida que he preparado que más se asemeja a una comida casera fueron unas quesadillas de queso (¡¡¡No!!! ¡Puts!).
Consciente de que me sobra el saldo, decidí hacer una pequeña prueba que hasta debería poner en mi currículum: sin más ni más y por el puro placer de hacerlo, realicé una llamada de celular a celular a la hermana república de Bolivia. Mi saldo, el día 22 de junio del 2007 a las 12:25 hrs. Era de $97.40. Mi saldo el mismo día pero a las 12:27 hrs. Era de 56.49 pesos.
PUUUUUUTTTTSSSS!!! $40.00 por una llamada de 50 segundos a un país que está a 4000 millas de distancia (no medibles con compás). No mamar, en serio, no mamar. Lo malo es que se me olvidó preguntar que hora era allá.

Me duele la entrepierna cada que veo las películas que van a pasar en canales que no tengo por el TVGuide. No espío a los vecinos porque no tengo binoculares, puesto que si los tuviera, que no quede duda alguna de que estaría acechándolos como buitre, mirándolos desdeñosamente desde lo alto de mi grandeza. Ya sea utilizando la ventana o aprovechando la gotera de mi cuarto para improvisar un periscopio.

En los pocos días que llevo de vacaciones aprendí, que el corazón se rompe cuando después de haberse dilatado en demasía por el tibio aliento de la esperanza, tropieza con la dura realidad. Y descubrí que Timbiriche es peor hoy que hace 20 años. Que “El Pantera” sí les gana a los “Maras” y que se pueden visualizar imágenes en mi calculadora (próximamente Lucy Pinder en mi Voyage).

J'ai appris que mon Français est meilleur que j'ai attendu, mais pas aussi bon que je voulais. Estoy repasando concienzudamente algunas letras y palabras en ruso que ya no recordaba y aprendiendo frases y letras en japonés. He utilizado algunos minutos de mi tiempo Internet para buscar un buen traductor de latín. Trato de convencerme a mí mismo de que el alemán es para señoritas. Busco algunas palabras en el diccionario inglés español porque ya se me olvidó cómo se dice escoba en inglés.

Recuerdo casi parafraseando las palabras de mi madre: “Tiren la basura tan seguido como puedan, porque si no, huele feo”. Palabras más ciertas no se han pronunciado nunca. Cierto mole de olla que mi madre preparó algunos días antes de irse, permaneció en el refrigerador hasta hace dos días. Al tirarlo, el hedor que desprendió fue tan nauseabundo como el olor que describe en sus más horribles pesadillas Lovecraft. Provocó más de tres arcadas en toda mi familia y no menos maldiciones de cada uno.

Las noches son más entretenidas, ya que sin nadie vigilándome, puedo pasearme en la casa en calzoncillos, sólo con una camisa medio desabrochada y con lentes oscuros mientras canto la canción “Old time Rock and Roll” de Bob Seger sujetando un peine como micrófono. (Tal como aparece aquí) Puedo, pero no lo hago. Mejor, me escondo bajo mi cama y me pongo a temblar cada que escucho un ruido extraño. Pero no lo hago por miedo, eso jamás. Lo hago porque es divertido.

Aunque no lo creas, querido y teórico lector, mis pláticas más satisfactorias han sido con la nunca bien ponderada Doña Mari. Con temas como: Usted rulea Doña Mari, su esposo es gay, ¿No cree que usted rulea Doña Mari? Vamos a ver cuánto tiempo dura sin decir “hey”. Y muchos similares, paso agradables minutos burlándome de Doña Mari. Pero eso no es todo. Mi padre, para distraerse de la monotoneidad, hace lo que mejor sabe hacer: Castrarme.
Esto funciona más o menos así:

Padre de Teh Dib.- Mira, ahí está el Billy.
Teh Dib.- Castroso Billy. Ojalá no me vea, porque si no va a venir a jugar mientras me castra.
Padre de Teh Dib.- (Gritando) BILLY, BILLY, ven Billy, mi hijo Teh Dib quiere saludarte y jugar contigo.
Teh Dib.- Hijo de…

Querido y teórico lector, así es como paso mis días. No me aburro, porque tengo en el cerebro tres ideas con las cuales nunca es posible el fastidio: amor, venganza y un problema que no me sale. ¿Cuáles son las edades, en años de tres amigos, si su suma es 72 y su producto resulta mayor que 13600? Al mayor de ellos le falta una pierna.

Por cierto, si te quedó la duda, para llamar a Bolivia desde un celular debes marcar: 00591 + Número de celular.

Pasando a otro tema, he decidido comenzar con un Podcast. En cuanto consiga un micrófono, prepárense para esporádicas versiones en mp3 de mí.

P.S. Desde aquí externo un saludo para Salvador porque lo operaron: Goey, recupérate pronto y holgazanea mientras estás convaleciente. ¬_¬’

P.S. Tal vez no lo hayan notado, pero gracias a ciertos lectores cuyo coeficiente intelectual es menor que su altura en pies, me he tenido que ver en la necesidad de impedir comentarios que no sean los míos. Perdón, pero los comentarios son para retroalimentar al blog, no para hacerlo un Chat o unos foros. Si quieren chatear, están los choteadísimos canales de “latinchat”. O el MSN. Si son un poquito más avispados, están los chats basados en IRC como el mIRC. Si prefieren hacer amigos en un foro, pueden visitar los foros de “tadforo.com” o hasta los de “putalocura.com”. O crear un MySpace para que les digan todo lo que quieran.

P.S. Ya está emulado el CPS3. Busquen en emulatronia.com o similares, para que bajen el emulador de la placa y algunos ROMS de juegos chidos como el Street Fighter III: Third Strike o Jo Jo’s Bizarre Adventure y dejen de jugar la mamada de King of Fighters o el craqueadísimo Mugen.

¡ Au revoir !

martes, junio 19, 2007

Quicuagésimo cuarto - Ausencia -

Saludos querido y teórico lector. Me congratulo en mi persona al saber que estás leyendo estas líneas, querida y teórica lectora (jolie poupée) de cuyos hermosos ojos cafés ya he hablado y he sido cuestionado infinidad de veces.

Contrario a la consiga no escrita del blog, haré una pequeña actualización a sólo unos pocos días de que salió la anterior; y no esperaré todo el mes para postearlo. Esto es, porque afortunadamente, ya termine este semestre (en el que aprendí a no confiar en la gente), que ha sido de altibajos tan pronunciados como los juegos mecánicos de Six Flags; pero que sin embargo logré superar; y la única razón por la que podría reprobar es por que mis profesores son unos: desgraciados bastardos, ancianos impotentes, suripantas frígidas, ojetes de porquería, castrosos mamones, sólo por mencionar algunos eufemismos sutiles para lo que serían en caso de que me reprobaran.

Pero bueno, dejemos a mis profesores y pasemos al tópico de este thread.

Por razones ajenas a mi voluntad, mi madre se fue de viaje a la ciudad de México, dejando a tres machos solos, hambrientos, inútiles y lo peor de todo, con toneladas de quehaceres hogareños. Al parecer se quedará por allá a cuidar a uno de mis antepasados (A.K.A. mi abuelita) durante algunas semanas más. Por tal motivo, mi padre, mi hermano y yo, debimos repartirnos las labores del hogar. Sin embargo, esto no fue tan sencillo como suena…

Sin más preámbulo que las líneas que verás a continuación, te presento:

Labores Hogareñas
Mira la gelatina… está temblando

M’kay! Son las 14:06 del domingo. Mi madre acaba de partir en su travesía al D.F. Sabemos que le espera tráfico, manifestaciones, posibles asaltos, preocupaciones por el cuidado de su madre enferma, etc. Pero también sabemos que todo lo que sufrirá mi madre es una pequeña parte de lo que tendremos que enfrentarnos mi padre, mi hermano y yo.
Mientras esperamos en la central de autobuses, sutilmente, intercambiamos miradas. Sí, efectivamente, todos sabemos lo que nos deparan esas largas semanas de ausencia de mi madre. Con sonrisas irónicas y acotaciones mordaces, regresamos a casa, comentando languideces sin importancia. Nadie quiere hablar de lo que nos depara. Finalmente, sabiendo que si no digo algo pronto, el resto de mi familia desaparecerá y me dejará todos los deberes a mí, decido hablar, sin dejar de notar cierta cara de molestia por parte de los demás integrantes:

Teh Dib.-M’kay! Todos sabemos lo que nos depara. Si deseamos sobrevivir de una manera más o menos decente, tendremos que dividirnos el trabajo. No me agrada, pero así tiene que ser. (Mierda, a ver si puedo hacer que ellos hagan todo el trabajo).
Padre de Teh Dib.- ¡Safo!
Hermano de Teh Dib.- ¡Safo!


No, al parecer será un poco muy imposible (puts!) hacer que ellos se encarguen de todo el trabajo. Bueno, esperemos hasta llegar a la casa para observar que tenemos que hacer.

Después de algunos minutos, llegamos a mi casa. Nunca había visto mi hogar tan grande. Entramos y observamos… la mesa tirada, todas las camas deshechas, los pasillos sin barrer y trapear, las habitaciones desordenadas, los platos del desayuno en el fregadero, la ropa sucia exactamente en el mismo lugar en donde la dejamos la noche anterior, la sala desordenada, el patio sucio, las plantas sin regar, las mascotas hambrientas, la ropa del día siguiente sin planchar. El que mi madre haya tenido que salir tan intempestivamente el mismo día en el que le avisaron que mi antepasado estaba enferma nos golpeó fuertemente.

Ahora bien, antes de poder decir cualquier cosa, mi padre y mi hermano, al observar el tiradero, argumentan con la seguridad que les otorga la flojera:

Hermano y padre de Teh Dib.- Ya me tengo que ir a trabajar.

Pero antes de que pudieran siquiera reaccionar, me atrincheré en la puerta y con la autoridad que me da el tener el I.Q. más alto de la casa (y tal vez el más alto que hayas conocido), les dije:

Teh Dib.- No salen de la casa hasta que al menos, tiendan su cama y recojan sus respectivas habitaciones. (¡Cha! A que no se lo esperaban)
Luego, siguió una conversación más o menos así:

Padre de Teh Dib.- No, pero es que en serio…
Teh Dib.- Shhhhh
Hermano de Teh Dib.- No, yo ya me…
Teh Dib.- Shhhhh
Padre de Teh Dib.- Es que ya se me está haciendo ta…
Teh Dib.- Shhhhh

Teh Dib.- Shhhhh
Padre de Teh Dib.- Ya me….
Teh Dib.- Ya había dicho un Shhhh por adelantado, entonces no debías haber hablado.
Hermano de Teh Dib.- Ya me voy a…
Teh Dib.- Shhhhh.

Después de algunos tensos minutos de negociaciones, aceptaron – no de buena gana – el ir a recoger sus habitaciones y a tender sus camas, mientras yo hacía lo propio. Cuando terminaron, hábilmente escaparon y me dejaron solo con toda la casa.

Comencé a recoger la sala y el comedor. Periódicos, papeles, servilletas, bolsas, envolturas, todo se fue a la basura. Los platos los pasé a dejar al fregadero y comencé a cubrir los sillones con el lienzo que tenían. Emprendí la tarea de barrer la casa e inmediatamente después de barrer, preparé todo para trapear. El pesado proceso de trapear se hace más complicado cuando eres un holgazán como yo. Pero al terminar miré con un halo de satisfacción el resultado de mis esfuerzos. Una casa limpia, que olía bien. Después, me decidí iniciar a lavar los trastes. Justo cuando estaba por empezar, escucho el ruido que hace mi mascota cuando tiene hambre; mueve su plato de un lado hacia otro por todo el patio y lo arroja contra cualquier cosa que pueda hacer ruido. Recuerdo que el Oso (no me pregunten, yo le digo perro), no tenía comida. Rápidamente salgo a la tienda, compro algunos Kilogramos de Pedigree y salgo apuradamente a servirle las croquetas.
Para los queridos y teóricos lectores que no conozcan a mi mascota, les diré que desconozco qué raza es, pero es grande. Cuando se para en dos patas me llega al pecho, y yo mido 1.86 m (según la máquina de Plaza Sendero).

Justo cuando salgo, el perro se abalanza contra mí. Sus patas chocan pesadamente contra mi abdomen y lentamente se van deslizando hacia abajo, dejando por toda mi ropa manchas de sus patas y por toda mi piel (abdomen y piernas) el recuerdo doloroso de sus afiladas garras.
Después de gritar como niña y exigirle al perro que dejara de rasguñarme, pareció notar que llevaba su comida y hábilmente dio un salto hacia atrás y me dejó proseguir con mi acción. Ya que estaba en estos menesteres, decidí cambiar su agua.

Cuando me disponía regresar a mis labores, observé con desagrado, que los perros no sólo son los mejores amigos del hombre. También son poderosas máquinas de excretar capaces de soltar cantidades repugnantes de pelo por todos lados. Con todo el aborrecimiento que podía emanar, recogí las emisiones del perro, su pelo y, con el cuidado de un neurocirujano lo deposité en una bolsa que cerré casi herméticamente. Posteriormente, la cubrí con otra y luego otra, selladas prácticamente al vacío.

Al terminar todas esas labores, comencé al fin a lavar los trastes. Esta actividad nunca me ha desagradado del todo, pero eran DEMASIADOS platos, vasos, cubiertos, ollas, cacerolas, etc. Casi desee que mi madre no hubiera hecho menudo para desayunar. Tomé un CD con varias canciones en mp3, lo puse en el DVD y con un volumen considerablemente más alto del que está normalmente, lavaba los platos mientras balbuceaba desafinadamente canciones como “I will survive”, “Real American”, “Shut your fucking face unclefucka”, “Eye of a Tiger” ó “The Internet is for Porn”.
Terminé la labor del lavado de platos con saldo blanco… bueno, casi; solo un vaso fue víctima de mis descuidos y ahora está en el paraíso de los vasos.

Mientras holgazaneaba y veía la TV con desgano, una sensación primitiva me invadió. Ya era relativamente tarde y no había comido. Sentía hambre. Abrí el refrigerador y descubrí que había cosas deliciosas para comer… si estuvieran preparadas. Pero como todo estaba en su estado de materia prima, la flojera me atacó y decidí ir a comprar algo.

De esta manera, logré hacerme de un poco de arroz, rollos de carne y cerdo con verduras que, aunque no lo creas, yo mismo calenté después de haberlo comprado en el restaurante de comida china que está frente al Waldo’s.
Ya que estaba tan oriental, decidí pasar a comprar una sopa Maruchan y un refresco. Llego a la casa. Leo con detenimiento las instrucciones de la sopa:

- Vierta agua hirviendo hasta la línea.
- Tape la sopa y espere tres minutos.
- Disfrute su sopa.

M’kay! Pongo a hervir el agua… esto está tardando demasiado… al diablo, le pongo al máximo la flama, voy a lavarme las manos y al regresar encuentro que el agua trata de escapar de mí usando su metamorfosis en vapor.

Tomo el agua hirviendo, la vacío en el vaso de sopa, tapo y espero un minuto: Tarda demasiado… dos minutos… ya casi… tres minutos: Al fin.
Abro la tapa y observo con deleite que la sopa está lista. Caliente, suavecita, con buen aroma… jamás resultado más magnífico coronara una primera tentativa.
Comí apresuradamente mientras veía televisión. Algunas horas más tarde, llega mi padre. Tenía hambre y deseaba cenar. Desafortunadamente para ambos, no había nada comestible que no estuviera en su estado primitivo de ingrediente.

Tanto mi padre como yo, sabemos cocinar. Pero tenemos un problema: Si mi padre cocina, a todo le pone nauseabundas cantidades de grasa, aceite, manteca, etc. A lo que sea. Y yo… cada que cocino, ensucio MUCHOS trastes. Uso trastes para todo. Así que teníamos que elegir:

1.- Yo cocinaba y mi padre lavaba la obscena cantidad de trastes que ensuciara, mas los platos y vasos que ocupáramos.
2.- Mi padre cocinaba y yo batallaba lavando las sartenes bañadas en grasa.


Nadie decía nada. Sabíamos perfectamente que si nos movíamos nos atorábamos… finalmente, mi padre con la sabiduría que le da la experiencia, eligió la mejor opción:

Padre de Teh Dib: - Vamos por unos tacos.

Después de cenar unos deliciosos tacos al pastor, regresamos a la casa.
Mi padre me comentó inocentemente que mi madre siempre le da la bendición antes de irse a trabajar después de cenar… conociendo sus intenciones de antemano, me pare delante de él y le dije lo más religiosamente posible:

- “Que la fuerza te acompañe

Mi padre salió desconcertado. Yo reía en mis entrañas.

Ya era más o menos tarde y debía levantarme temprano para ir al tres veces H. ITSLP. Como recordé que no tenía ropa planchada, decidí realizar tan agradable actividad.

Planchar es una actividad que disfruto. Es relajante, me ayuda a olvidar que casi estoy en repetición de dos materias y me parece algo divertido.

No se que opines tú, querido y teórico lector, pero planchar la ropa me gusta. El planchar pantalones y playeras es tan relajante como una sesión de yoga. El encontrar la temperatura adecuada, usar vapor o no, decidir si le pones raya simple o doble es… emocionante. Sin embargo, el planchar camisas es algo completamente diferente. Sin temor a equivocarme, puedo decir que planchar una camisa de vestir es mucho más complicado que resolver una ecuación diferencial (Si no me crees, ponte a resolver una ecuación diferencial, toma el tiempo y compáralo con el tiempo que tardas en planchar una camisa). El planchar camisas es una actividad que me patea la entrepierna con alevosía. Como sea, terminé satisfactoriamente de planchar y concluí que ya era hora de ir a dormir.

Algunos minutos después de acostarme, curiosas preguntas comienzan a azotar mi mente: ¿Cerré la puerta de afuera? ¿Habré pasado Mantenimiento? ¿Cerré la puerta del patio? ¿Todas las llaves de gas están cerradas? ¿Cerré bien las llaves de agua? ¿Habré pasado Mantenimiento? ¿Apagué el ventilador? ¿Alimenté al perro? ¿Apagué la TV? ¿Apagué el Play Station 2? ¿Cuál es la velocidad de la oscuridad? ¿Habré pasado Mantenimiento?
Con furiosa necesidad me levanté y respondí todas las preguntas que me eran posibles. Al fin, era hora de dormir…



Las 04:36. Escucho un ruido… no, parece ser una voz que me llama:

- Teh Dib… Teh Dib… hijo…

Haciendo un esfuerzo sobrehumano, me doy la vuelta y trato de despertar:

- Teh Dib, hijo:

Volteo y observo a mi padre que con ilusa emoción, me despierta para decirme:

- Teh Dib, ya llegué hijo.

Pust!!! Siempre he sabido que mi padre es castroso, pero ciertamente esto lo sobrepasó. Hubiera sido suficiente una nota en la mesa, en la puerta o algo similar. NO era imprescindible que me despertara.

Así terminó el primer día de la ausencia de mi madre.

Tal vez te preguntes, querido y teórico lector (y si no, deberías), ¿Cómo hemos pasado los demás días?
Fácil… aprendí que cada uno tenemos actividades que nos desagradan menos que las demás, por lo que ideé un plan que facilita la vida de todos:

Yo lavo los pocos trastes que se acumulen en el día. Mi hermano barre todos los días y trapea cada tercer día. Mi padre lava la ropa cada 5 días. Y el domingo, todos colaboramos en la casa, barriendo el patio, arreglando la sala, acomodando nuestras habitaciones, etc.
Para la comida… bueno, últimamente mi hermano y yo hemos consumido cantidades industriales de “Tortas del Rey”. Y cientos de galones de refresco. Me he hecho infinitamente más vulnerable a la gastritis y diabetes. Mi padre ha aceptado con valor la posibilidad de contraer cólera al consumir comida en la calle; ya saben, en el puesto de Doña Tifo.
Me la paso sólo en mi casa después de las 19:00, hasta las 04:30, lo que me otorga ciertas libertades. Me aburro un poco, pero el PS2 me ayuda. El enviar mensajes con cierta personita que no menciono porque no se si le agrade aparecer aquí (krasívaia diébushka), me entretiene bastante.

Así, querido y teórico lector es como suceden las cosas…
Deseas burlarte de mi precaria situación, mandar un mensaje de condolencia a mi madre, preguntarme quién es la querida y teórica lectora de hermosos ojos cafés, o decirme de un buen lugar de tortas… siéntete libre de dejar un comentario… es gratis, en technicolor, y con gusto dejaré un comentario en el que me mofaré de todo lo que digas.

P.S. Lucy Pinder y Michelle Marsh juntas y Topless.
Como dijo mi gurú Polo Polo: ¡A HUEVO!
Actualización: Pasé Mantenimiento. ¡A HUEVO!

jueves, junio 07, 2007

Quincuagésimo tercero - De la verga -

Saludos querido y teórico lector y te reverencio, muy querida y teórica lectora. Te saludo congratulado de tu visita a este ámbito de conocimiento, en el que con laxitud ceremoniosa te empapas con el discernimiento que regirá tu destino.

Hoy, cansado, ojeroso, sin ilusiones y con una sensación de que todo va mal... no, creo que la palabra que busco no es mal... me parece que un mejor adjetivo (con todo y su adverbio) es... “de la verga”. Si, con la sensación de que todo va “de la verga”, me dispongo a compartir las historias de vida que con ansias mordaces esperas para darle un significado a la tuya.

Hoy, azorado por el desempeño tan “de la verga” que tuve en un examen, vengo a compartirte lo que para el autor sería una historia más de su saga “La vida detrás del mostrador”. En esta entrada, voy a relatarte, más o menos cómo son los examenes en el tres veces H, ITSLP. Pero, primero, a manera de introducción, utilizaré un documento, de origen desconocido, pero de acceso público en la red, en el que se relata más o menos algunos puntos que serán de ayuda en el seguimiento de este thread. En este documento (ahora accesible desde una página de Wordpress), se tratan los momentos anteriores del examen.

Sin más ni más, te presento:

Examen
Profe... ¿“De la verga” es una calificación?


Introducción

El día anterior al examen…

1. - La paradoja del tiempo

El tiempo transcurre, para uno, 200 veces mas rápido de lo habitual: “…la velocidad de las agujas del reloj es inversamente proporcional al tiempo que resta para el momento del examen…”. Se cae un lápiz al suelo, y luego de juntarlo sorpresivamente han pasado 10 minutos!!! Una breve merienda nos saca de golpe 45 minutos !!

Frases mas comunes:
¿YA… LAS OCHO ?? !!!

2. - Delegación de responsabilidades:

Se resume en una frase: “…¿QUIEN ME MANDO A MI A ESTUDIAR ESTA CARRERA … ME QUIEREN DECIR ?? !!!!!!…” (este síntoma se manifiesta repetidas veces a lo largo de todo el proceso)

La noche anterior al examen…

Nota: A partir de aquí ese fenómeno tan agradable como es “el sueño”, se convierte en nuestro peor enemigo, torturándonos, traicionándonos (a las 3:00 AM se presenta con toda su fuerza), boicoteando con el pasar de las horas el normal funcionamiento de nuestros órganos: torpeza motriz, dificultad para hablar, pensamientos inconexos, etc. A lo cual uno recurre a antiguas armas para este viejo enemigo: café, agua helada sobre la cabeza, azotes, etc…

3. - Examen de conciencia y arrepentimiento…

En medio de una situación en que una hora vale la vida, uno comienza a recordar aquellas noches que se la paso perdiendo el tiempo, mirando tele, divagando en algún bar, taringueando, o que se fue a dormir sin sueño. Odio a uno mismo (comienza el debacle emocional y motivacional). Recuerda que aquel café con leche y pan de queso le impide hoy repasar la unidad 3, y aquella vez que bajó a comprar aspirinas y llegó a lo de un amigo, sea probablemente la causa del próximo aplazo.

4. - Cambio en el orden de los valores y principios…

Todos los valores que uno mamó desde la cuna se trastocaron.
Frases mas comunes:
“…mi vida por una cama…”
“…doy TODO por 5 horitas mas…”
“…Va mi resto…”
“…te juro que si lo veo a este miserable, le pego un tiro en la frente…”

5. - Incursiones filosóficas y metafísicas:

Con el pasar de las horas uno tiende a sacar la parte mas reflexiva de nuestro ser, que en muchos casos denota graves alteraciones del estado psíquico.
Frases escuchadas:
“…uno siente que no sabe nada, y va y le sale todo… el hombre es impredecible….”
“…por qué en la vida tenemos que sufrir así?…”
“…para mi He-Man era marica…”
“…¿que harías si te ganaras un millón de dólares ?…”
“…¿la mujer maravilla era la novia de Superman ?…”
“…me gustaría reencarnar en una tortuga…”

6. - Evasión de la realidad:

Uno sueña con estar a 1000 kms de distancia, si es posible en otra época, y si es en otro planeta, mejor. (nuevamente síntoma 2, que cada vez se manifiesta con mayor intensidad)

7. - Abandono:

Nuestro verdugo “el sueño” se vuelve casi invencible en esta etapa. Nuestro aspecto es lastimoso y el sueño genera efectos alucinógenos de lo mas confusos. De golpe parece que las fuerzas nos abandonan, y nos preguntamos si todo este calvario tiene algún sentido.

Frases más escuchadas:
“…lo que no lo estudié hasta ahora… no lo voy a aprender en 2 horitas… me voy a dormir…”
“…esto no lo van a tomar no?…”
“…se van todos al diablo…”
“…¿que son esos duendes que caminan por el techo?…” (Síntoma número 2 nuevamente) Error: Nuestro enemigo “el sueño” no debe ganar: se aconseja el uso de castigos corporales para pasar esta etapa.

8. - Caos:

En algún momento de la noche todos los síntomas anteriores se dan en forma simultanea provocando un shock en el cerebro del estudiante que desencadenan los primeros síntomas físicos que por otro lado generan frases como estas:
“…yo siempre quise estudiar periodismo…”
“…¿y si me tiro por la ventana y termino con esto?…”
“…¿Vamos al Mante?!!!…”
“…no me presento…”

Horas antes…

9. - Síntomas físicos.

Esta etapa se caracteriza por los síntomas físicos, agravados por la falta de alimento, de higiene, exceso de cafeína, nicotina, alquitrán y stress. Síntomas más comunes: cólicos hepáticos, mareos, nauseas, acidez, diarrea, gases, arcadas, eructos, suspiros profundos, mareos, espasmos, tics, contracturas musculares, rigidez facial, contracciones estomacales, brotes en la piel, vista nublada, piel color amarillo claro, ceguera temporal, muerte súbita.

10. - Principio de amnesia ( …no se nada… )

De golpe uno quiere hacer un muy fugaz repaso, y ve títulos, palabras, definiciones (incluso escritas por nuestro puño), que uno juraría que en la vida nunca las había visto. Esto, a solo dos o tres horas del examen genera nada menos que un estado de pavor y pánico incontrolables. (NUEVAMENTE SÍNTOMAS 2, 3 Y 6)

Entrando al examen…

11. - Al borde del abismo

Uno solo quiere terminar con ese suplicio, ese calvario inhumano y cruel que lo humilla y rebaja a limites insospechados.
Frase mas común: “…que sea rápido…”

El examen finalizado…

Opción A: Aprobado: Exhausto y aliviado se va a tomar una cerveza por ese trago amargo que quedó atrás y por el pronto restauro del normal funcionamiento psicosomático. Salud!

Opción B: Reprobado: Exhausto y aliviado se va a tomar una cerveza por ese trago amargo que quedó atrás y por el pronto restauro del normal funcionamiento psicosomático. Salud!



Ahora, que ya leíste esa introducción, (se que te identificaste), pasemos a otro documento, también escrito por desconocidos del Internet, cuyo legado han sido modificando los geeks a placer:

Sensaciones universales ante un examen.

A. Llegada (demasiado temprano) al lugar del examen.

B. Repaso compulsivo y totalmente infructuoso de los apuntes.

C. Fase de cachondeo nervioso pre-examen.

D. Entrada atemorizada al aula donde va a perpetrarse el examen.

E. Reparto de las hojas para el examen (”¿Cinco hojas?!” dicen algunos).

F. Reparto de las hojas de preguntas (”En algo tan pequeño no pueden caber muchas preguntas” dicen algunos infelices).

G. Vuelta de la hoja y descubrimiento de que usan un tamaño de letra 5 o más pequeño.

H. Carcajada histérica.

I. Resoplidos varios y llevadas de manos a la cabeza automáticas.

J. Descubrimiento de que con lo (poco) que se recuerda no se pueden contestar ni a la mitad de las cuestiones.

K. Intentos vanos de copia (con el subsiguiente descubrimiento de que el de al lado tiene menos idea que tú).

L. Fase de derrumbamiento, desesperación, impotencia y espera (ya que se ve mal entregar el examen tras sólo diez minutos).

M. Entrega del examen y huida del lugar del crimen.

N. Fase de cachondeo nervioso post-examen.

O. Fase de exclamación de palabras soeces y de índole sexual (”Me rompieron el cu…”,”me re-acostaron”, etc).

P. Comparación de resultados (comprobando que no hay dos personas con las mismas respuestas, o mucho peor: todos coinciden menos vos. Típico).

Q. Fase de consulta compulsiva de los apuntes (cuyo único resultado es empeorar el estado de ánimo del consultante).

R. Fase de declaración de principios: “Ya no voy más a… (Cálculo, Física, Álgebra, Mantenimiento…)”.

S. Fase de negación (”¿Examen? ¿Qué examen? Yo no he hecho ningún examen”.

T. Fase depresiva post-traumática y elaboración de planes para eliminarla: “Necesito pegarle a alguien”, “Necesito emborracharme”.


M’kay, suficiente bibliografía. Ahora pasemos a como suceden las cosas en un salón de Ing. Mecatrónica, para un examen.

Primero, es necesario definir algunos puntos: Primero, el examen es de una materia que requiera PENSAR o simplemente es de una materia en la que se requiera memorizar algo. Segundo, el profesor que aplica el examen... es duro, es barra, es gay, es viejo, es joven. Todos esos aspectos que a primera vista para una persona no iniciada pudieran parecer irrelevantes, van formando la táctica que se utilizará en el examen...

Supongamos que el examen es de una materia que requiera memorizar una cantidad obscena de información. Primero que nada, llegas con una puntualidad intachable. Inclusive, 30 minutos antes del examen. Tienes la creencia de que si llegas temprano, puedes elegir el lugar en el que tomarás en examen y además podrás... rayar el banco para usarlo como “acordeón” temporal. Ahora bien, el elegir tu lugar no solo tiene la ventaja de que puedes rayarlo a placer, sino también que puedes acomodarte en el “campo de juego” y elegir el mejor lugar para presentar el examen. Hábiles y astutos como un zorro, los “sustentantes” hacen formaciones del tipo “Formación escopeta”, “Formación en I”, y para los más avanzados, hasta sus formaciones con “Ataque dragón”. En estas formaciones, todo gira en una persona que sabes puede tener las respuestas y el toma el puesto de “Quarterback”. El se encargará de repartir las respuestas a sus compañeros de equipo lanzando acertados pases en forma de “hojita con las respuestas”.

Ahora bien. La puntualidad no es el único elemento en el que todos coinciden. Misteriosamente, la gran mayoría de las personas del salón, están ataviadas con ostentosas chamarras, aunque afuera haga un calor “de la verga”.

Para el teórico lector que no sabe para que son estas chamarras, te diré, que son para poder guardar los acordeones, en cualquiera de todas las bolsas que trae la chamarra; y en caso de ser necesario, para guardar algunos ítems que servirán para “sordearte” en caso de que el profesor te descubra.

Siguiendo con las características, es notorio que al llegar, todo el mundo compara sus acordeones. Hay algunos acordeones muy ingeniosos, hechos en computadora e impresos en acetato para evitar ser llamativos. Otros, enrollados en los lapiceros, detrás del reloj, bajo la manga de la chamarra, etc. No obstante, llegan momentos en los que la información es tal, que los acordeones son ENORMES. Cuatro hojas de acordeón, escritas a doble columna, con letra 5. Y claro como no, los acordeones no serían nada sin los valientes que se arriesgan a utilizarlos.
Con velocidades sobrehumanas, y utilizando posiciones solo alcanzables para maestros del Yoga, los “aguzados” alumnos alcanzan sus acordeones y obtienen las respuestas a toda clase de preguntas. Desde las más simples, hasta las propiedades de los “esteres fosfatados”. No mamar.

Pero es más increíble, observar en acción la formación escopeta. El “Quarterback” sentado normalmente al centro de la fila, responde con agilidad el examen. Ya sea utilizando su razonamiento superior (como es mi caso), o el uso de eficientes acordeones (como es el caso de todos los demás). Al terminar de responder algunos de los cuestionamientos del examen, utiliza algunas modernas técnicas de adquisición y reparto de información. Ya sea con “papelitos”, o con “escritos en las gomas (borradores)”, que ya no se usan desde secundaria. Algunos más hábiles en este aspecto, demuestran lo temerario de su carácter, “intercambiando exámenes”. Put’s... la panacea del fraude en un examen es intercambiarlo. Requiere velocidad, temple, sangre fría, conocimiento y confianza en tus compañeros.

Pero, si consideran que el moverse es riesgoso, utilizan el habla. Con todo el genio del que son posibles, susurran preguntas y respuestas que viajan en todas direcciones en el salón.
- “... la 5” – le demanda uno al otro
- “Alta viscosidad, resistencia a la presión” – Le responde valientemente el otro.
- “La 1B” – Cuestiona otro más alejado, utilizando sus manos para comunicarse.
- “a” – Asegura el primero.

Y así, demostrando habilidades superiores de espionaje, es como muchas personas pasan los examenes... por mi parte... prefiero que me vaya... “De la verga”.

Bytes!