lunes, septiembre 12, 2005

Noveno - Dib opina -

Después de mucho batallar por la ausencia de mi computadora, también batalle por que cada que quería conectarme para actualizar mi blog, una tormenta azotaba mi colonia. Supongo que también algunas otras, pero conociendo mi suerte, no lo puedo asegurar.
Sea como sea, una de esas noches de lluvia, el poderoso Zeus se enojó conmigo por que le dije Dios pagano. Y me castigó lanzando una descarga justo en el conmutador de Telmex que nos proveía el servicio. Así, pueden imaginar que, bastantes personas de la colonia nos quedamos sin teléfono por algún tiempo. Y además, gracias a que mi conexión a Internet es por módem… pues también me quedé sin esta. Por ende, no he tenido oportunidad de checar mi correo, postear en donde normalmente lo hago o actualizar el blog. Sin embargo, el Word no chafea y me da la oportunidad de escribir cuando lo necesite. Siempre y cuando el Dios pagano de Zeus no me juegue chueco otra vez y haga que se vaya la luz.
Ahora bien, lo que voy a postear es una… crítica (mas que una opinión) de los psicólogos. Digo, no tengo nada contra ellos. (Sólo siento una extraña repulsión hacia su existencia).
Tal vez el teórico lector que me favorece con su presencia en mi blog, se pregunte (en especial Dio =] ) ¿Por qué este wey va a criticar a los psicólogos?

La respuesta, como es costumbre en el blog de Dib es fácil: Por que hace poco un psicólogo fue a darnos una plática (como él le llamó) mas aburrida que la chingada. (Ya ven que la chingada es aburrida, pues la plática fue más).


Sin más ni más, el Dib les presenta…


El psicólogo de Dib
Él dice que estoy loco, pero las voces dicen que no
.

Para empezar, trata de demostrarnos que en realidad, a los que les interesa la plática es a nosotros, no a él. Esto lo hace llegando con un sutil retraso de unos… 45 minutos, segundos más, segundos menos.
Después, para mostrar que los psicólogos también saben de electrónica, pregunta si la LapTop es compatible con una memoria USB. Entonces, comienza con el paranoico parloteo. Blablabla dick… O algo así menciona en sus constantes balbuceos. En aquel momento, al percatarse de que está perdiendo la atención de los estudiantes, usa las palabras para hacer reír que ningún estudiante de ingeniería puede resistir: pipí ó popó. Uuuuy!!!, todos los estudiantes que estaban en la clase, sueltan la carcajada… el psicólogo lo hizo de nuevo. De alguna manera, consiguió la atención del resto de simios retardados que llamas compañeros.
Ok, ahora, comienzas a pensar que en realidad no es muy inteligente… y al parecer tus simiescos compañeros también perciben la falta de IQ. Aunque, claro, el es un psicólogo y puede leer tus pensamientos. Así, para similar ser mas culto, comienza a lanzar nombres de autores de libros de psicología que tal vez ni existan. Sin embargo, al demonio, es tan fácil hacerlo. John Dickens dijo alguna vez: Inventar es tan fácil como mentir.
Otra vez, tus compañeros parecen más calmados al ver que es una persona tan culta. Así, siguen pasando las diapositivas. Cada segundo le preguntas a tu pequeño y ruidoso “alter-ego” si ya terminó. Sin embargo, mientras el tipo mascullaba algo acerca de la comunicación y quienes son buenos en ello, encuentras lo único que vale la pena de la presentación… Una fotografía de María Roiz.
OK, el tipo y tu tienen algo en común… ambos conocen a María Roiz. Lo patético de esto, es que los mandriles de tus compañeros de clase se preguntan mientras se espulgan… ¿Quién es esa?
Después de matarlos en tu mente unas cientos de veces, tratas de regresar a ver la foto, pero el súper genio del psicólogo ya pasó a otra diapositiva.

Mientras sigue con su exposición, tú aprovechas para lanzarle algunos sarcasmos. Ni siquiera avanzados o muy ofensivos. Y ahora, él, para defenderse, disimuladamente trata de hacerte quedar mal. Ya sabes, implícitamente te tira mierda, diciendo cosas como que nunca falta el tipo que lo sabe todo, y furtivamente lanza una mirada despectiva hacia ti.
Tus compañeros realizan la onomatopeya de un simio mientras comprenden el mensaje. Cuando lo llegan a comprender es demasiado tarde. La broma perdió su efecto.

Ok, comienzan las pruebas. Ya sabes, pone una imagen doble (de esas que si eres puro de corazón vez delfines, en cambio si eres un puerco, vez fornicación y depravación). Entonces, hace la pregunta… ¿Qué ven aquí? Tus compañeros se emocionan, ya que por fin encontraron una actividad que requiera que las neuronas de sus cerebros lancen algunos impulsos. Mientras todos están ocupados buscando formas en los dibujos, tú te limitas a decir algunos sarcasmos en voz baja. Recuerda que no quieres que te saquen del salón, tu calificación está en juego.

Después de las pruebas (que dejaron exhaustos a tus compañeros), el tipo sigue con su exposición. Comienzas a pensar en la posibilidad de inducirte el vómito. Al menos eso te daría una excusa para salir del salón. Pero se vería bastante raro meterte hasta la garganta un dedo. Así que olvidas esa posibilidad.

Lo mas patético que se le ocurre decir, es que es igual de difícil la carrera de Ing. En Mecatrónica que la de Lic. En Turismo. En tu estómago te preguntas… ¿Qué? Si lo único que se necesita para graduarte como Lic. En Turismo es saber atravesar la avenida que te lleva a la escuela. Pero claro, él no puede quedar mal, así que bromea con esto y luego, dice que todos son igual inteligentes en sus áreas. Claro, un Lic. En turismo es igual de inteligente que un Físico Nuclear. ¿Cómo he podido vivir sin saberlo?

OK, la presentación ha terminado. Bravo, en tu mente gritas… TO THE HELL BITCHES, pero tú educación no te lo permite. Así que gritas: TO THE HELL BIATCHES. No obstante no es tan fácil. La amable profesora sugiere una sesión de preguntas y respuestas. La primera que se te ocurre es: ¿Puedo largarme? Pero entonces recuerdas tu calificación. Razón por la cual, vuelves a olvidar esa idea. Tu única posibilidad es que tus compañeros sufran de un tumor cerebral, para que olviden hablar. Sin embargo, como llamaste Dios pagano a la diosa de la fortuna, te da tus pataditas y varias manos se levantan. Señal inequívoca de que alguno de tus compañeros la va a cagar haciendo preguntas.
Y así es. Le hacen preguntas. Muchas preguntas, la mayoría de ellas, requieren de un IQ mayor que la talla de sus pantalones, razón por la cual no sabe que responder. Con esto no quiero decir que sea un idiota, de ninguna manera. Lo que quiero decir es que tiene unas nalgotas.
Regresando al tema, como el tipo no sabe que responder a la obvísima pregunta, inventa respuestas y balbucea. Como el resto de los alumnos tienen similar IQ, ninguno se da cuenta de cómo cambia el tema.
Al fin, puedes salir. Fastidiado, aburrido y con la idea de que los licenciados en turismo son tan inteligentes como tú. Eso si te dolió. Esa fue una patada en el ego.



Este relato es 100% real, me sucedió a mí y a mis antropomórficos compañeros de clase.

No dudo que haya psicólogos buenos, sin embargo, no conozco a ninguno que se acerque siquiera. El único psicólogo que conozco que es bueno, aun no se gradúa (saludos Dio). Tal vez haya más en algún lugar, pero es algo que dudo.
Sandra y Dio, por favor mándenme la dirección de sus blogs, por que formateé mi PC y se me perdieron los links. Además una pic pequeña, para que ponga el link hacia su blog.

4 Personas con IQ alto han comentado:

Sandra Lara dijo...

MMM... CONOZCO A UNA PSICóLOGA Y A OTRA QUE QUIERE SERLO... LAS DOS SON INTELIGENTES, PERO YO SOY DEMASIADO IMPACIENTE, POR ESO LA PRIMERA NO ME PUDO AYUDAR...

Sandra Lara dijo...

AH, Y LO DEL TEMPLATE DE MI BLOG; SUCEDE QUE EL PERFIL SE MIRA HASTA EL FINAL DE LA PáGINA, COSA QUE NO DEBERíA SER... :(

dio dijo...

ja que bien si conozco a psicologos asi, de hecho quiza lleve clase con un par, ademas tal vez se sintio tan estupido ante tus sutiles comentarios que trato de rebajarte a un lic en turismo, pero pronto llegara mi tiempo soon very soon
por cierto es miercoles y llevo toda la semana peinandome cosas que pasan

Sandra Lara dijo...

MMMM... DIB, SÍ ME AGUANTAS UN POQUITO CON LO DE LA IMAGEN?... GRACIAS...

Publicar un comentario

Ándele, deje su comentario.
Gracias.