viernes, enero 19, 2007

Cuadragésimo quinto - Vísperas de clases -

Saludos querido y teórico lector.
Escribo estas líneas consumido por la tristeza. La razón, es por que además de que éstas son las últimas horas de vacaciones, también perdí a un amor platónico.

Así es. Inclusive yo, Teh Dib (sí, teH) tengo amores platónicos. Personajes femeninos que no hacen otra cosa que promover la estimulación mediática del hobbie pajero. Aunque, los gustos cambian. Por ejemplo, en la primaria mi amor platónico era Andrea Raducan. En la secundaria, mi amor platónico cambió por Lucy Lowless. En la preparatoria, eran Anna Kounikova y Silvia Saint. Ahora, en el tecnológico, volvió a cambiar por Lucy Pinder y Heidi Klum.

Como sea, siempre hubo una mujer que fue mi amor platónico; pero ella no era una supermodelo extremadamente bien pagada. O una Rusa exhuberante. Simplemente, era conductora de un programa de T.V. local de San Luis Potosí, con unos ojos preciosos. Y ahora, dejó el programa para ir a estudiar al D.F.
Ni modo. Adiós, querida Amor Flores.


Después de esa exagerada despedida al fantasma de la sombra que había de la imagen de mi ex-amor platónico, permíteme comentarte, querido y teórico lector, que estas vacaciones han sido muy provechosas: mejoré mi francés, aprendí a programar en extraños y novedosos lenguajes de computación, hice nuevos amigos, conseguí un empleo, etc.
Eso es lo que diría si mis vacaciones hubieran sido muy provechosas y hubiera mejorado mi francés, aprendido a programar en extraños y novedosos lenguajes de programación, hubiera hecho nuevos amigos y hubiera conseguido un empleo.

Pero, como era de esperarse, no hice ninguna de esas cosas. Pasé la mayor parte de mi tiempo sentado viendo la televisión, jugando Play Station, buscando imágenes de Lucy Pinder, etc. Trataba de moverme lo menos posible para no perder ninguna de las calorías que tenía en ese momento. Me convertí en un vegetal omnívoro cuya habilidad más grande era la de transformar el oxígeno en Dióxido de carbono en proporciones industriales.

Pero ahora, ya con el cerebro encendido, ampollas en los dedos por no dejar el control de PS2 y la actitud positiva que siempre me ha caracterizado, estoy listo para regresar a clases con la chabacana alegría y las ganas intrínsecas de las que siempre he carecido. Ya casi comienzo a percibir el característico hedor de los salones, el agudo sonido de los regaños de los profesores, la fuerte sensación de que soy la única persona pensante en el salón y más importante aún, casi siento la agonía incesante y el dolor indescriptible que causan las mas aberrantes tareas de cierta maestra castrosa de cierta matera castrosa. Al diablo, todos saben que me refiero a la materia de Evaluación de proyectos.

Ahora que lo menciono, es cierto eso de que las tareas de esa maestra son castrosas. El realizar esos "deberes obligatorios" que más que probar tu conocimiento, tus capacidades o tu carácter demuestran tu habilidad con el Power Point. Además, que tus simiescos compañeros caigan en propuestas "suigeneris" en las que pueden realizar un pequeño examen, o todo un trabajo manual, y que al final, por culpa de ellos termines realizando las dos, es descorazonador. En esas tareas, sientes además de la agonía incesante y el dolor indescriptible que ya mencioné, que el tiempo se ha detenido y que sólo te queda la soledad y un odio enfermizo hacia la hipocrecía que te ha condenado a ese infierno.

Que espero del primer día de clases... no mucho. Encontrarme con horrendas y nauseabundas creaturas. Digo, el tiempo no se detiene por mí. Muchos llegarán con barba, otros, más gordos, más delgados, mas ojerosos, más calvos, que se yo. También claro, horribles formas de evaluación y profesores que más que enseñarte están ahí para patearte la entrepierna. Espero casi con imperiosa necesidad, la paciencia para soportar que los "sabios ingenieros" que tengo como compañeros no la hechen a perder (mucho).

Nos vemos.

8 Personas con IQ alto han comentado:

Anónimo dijo...

n`che bit a bit, si te mueres por volver a ver a tu ponedora la Rosy, jaja, aceptalo.

Pues lo que yo espero es tirar mucha barra... no perdón a estas alturas ya soy capaz de crearla y se se puede en el proceso incrementar mis calificaciones que mucha falta me hacen.

Siempre tuyo:

Enrique, o como tu me dices: kikin

Dib dijo...

Me encanta el esfuerzo que hace el Gañán para tratar de hacerme quedar mal.
Es... refrescante.

Gañán dijo...

Perdón esque tanta barra como que afecta al cerebro, si de por si no me funcióna bien, solo trataba de desaburrirme un rato.

Te apoyo, yo tmbn toy en contra la castrosa maestra roba i-pod, ttt, ni modo habra que hacerle la barba un rato y juntarme en tu equipo para sacar 100´s.

sobras.

Beto dijo...

Pues no creo que te sirva de consuelo, pero yo tampoco quisiera regresar a clases. Y es que, a decir verdad, y dejando a un lado el grupo de 8° Sem. de Mecatrónica ( Algunos no merecen pertenecer a el)
la poblacion estudiantil del "Tec" me resulta bastante mediocre, estúpida, desalentadora, etc.

Seria bueno hubiera universidades Abiertas o algo por el estilo. Pero que se le va a hacer.Solo tenemos que sufrir 6 meses más.

carlito dijo...

pues que mas dada si faltan 6 meses o 10 años, de cualquier manera estoy dispuesto a seguir tirando barra que es algo muy dificil para mi.

y total lo de la escuela ya paso a 2º termino, lo principal es tirar barra y si se puede pasar las materias

Anónimo dijo...

potabilidad ing. solo eso.

Y todos sabemos que es lo principal en la vida del carlito Angie...auch

Marcel dijo...

qe te pachoooooo davis!!

eso de tirar barra es buena idea carlito, pero la neta la neta... mejor corrigele eso de que lo mas importante es tirar barra porqe te van a regañar!!!....chicua!!! (onomatopeya de latigo)....qe tu angel te acompañe....
ah por cierto...de qe era el blog??...sale!!...sobran!!

Marcel dijo...

ah...perdon!!! uuups!!!
qise decir, Dib ... Dib!!!... por qe diantres puse davis.... prometo leer luego este blog...sobras!!

Publicar un comentario

Ándele, deje su comentario.
Gracias.