lunes, abril 09, 2007

Cuadragésimo noveno - In da tiatres 2 -

Saludos, querido y teórico lector. Bienaventurado seas en este viaje de introspección y búsqueda de la felicidad. Has llegado al lugar en el que con ignominiosa sabiduría eres recompensado por tu tosquedad. Hoy, en un afable gesto, trataré de no ofender tu inteligencia con simplezas estoicas.





Para los que no’más no le agarraron la onda al párrafo anterior, quiero decir que este post no estará dedicado a mi auto engrandecimiento creado por las constantes burlas hacia tu persona.





En este post, me limitaré a hacer una crítica/relato (cómo hace mucho no hacía) a uno de los fenómenos mediáticos más grandes de nuestros tiempos: “El cine”. Así es, el cine. Ese enorme lugar al que asistes constantemente (ó, tal vez no) para ver las películas que tanto te han llamado la atención.





Por tal motivo, te presento, sin más ni más:





Cine




La promoción no es válida de lunes a viernes ni fines de semana.








M’kay. Es un día cualquiera, tus ineptos profesores se encargan de hacerte la vida difícil sólo por que lo disfrutan; algunas otras, porque no han sido satisfechas desde hace algún tiempo y toda esa tensión sexual acumulada únicamente puede ser liberada en forma de endorfinas que son creadas cada que te patean la entrepierna con infames y ridículos deberes. Sea como sea, te acaban de ownear toda la semana. Pero, conciente de tu estilo de vida, sabes (y estás muy consciente de ello), que realizarás todo el trabajo una noche antes. Por tal motivo, te dispones a relajarte…







Hay muchas formas de relajarte: Algunos van a algún bar; otros al billar, otros a bailar, a nadar, a correr, a patinar, a jugar videojuegos, a leer, algunos se van a San Juan de los Lagos caminando, etc. Pero realmente, una de las actividades que más realizan es ir al cine.







El conocido como Séptimo Arte, siempre es una opción para ir a divertirte con tus amigos, tu novi@, tu familia y patéticamente… tu solo. Ese lugar en el que todas tus fantasías son proyectadas en la pantalla mientras te cuentan una historia que esperas no olvidarás. Todo por un precio asequible.







Sin embargo, el cine es más que un lugar en donde se proyectan fotografías reales, que, por la rapidez con que se proyectan, el ojo las percibe como un hecho continuo. Es un territorio en el que todas las cosas que te enervan convergen simultáneamente. Algún teórico lector, seguramente ha de pensar que estoy exagerando con tal afirmación. Pero piénsalo un segundo… …. …. …. M’kay, ya, suficiente. El cine es un lugar que deberías odiar, pero que simplemente adoras y no puedes evitar asistir. Te llama como el Señor Oscuro al anillo.




Pero no me creas a mí, querido y teórico lector incrédulo, lee todo el post y convéncete por ti mismo:







Cada que vas a ir al cine, te encuentras con encrucijadas. Muchas, a cada momento. Veamos porque.




… Ya has decidido que irás al cine. Ahora, viene la segunda parte… y es donde comienza la tortura:







Por alguna razón, no te gusta ir al cine sólo. Aunque es un lugar en el que se supone está prohibido hablar y por lo tanto, la compañía es un ítem dispensable. Pero irónicamente, el asistir sin compañía al cine automáticamente te convierte en un perdedor. Cuándo llegas a la taquilla y pides UNA entrada, el tipo de los boletos te ve con cara de







- Put’s… el goey viene solo. ¡Qué perdedor!







Posteriormente, pasas al expendio de caramelos. Todo va normal… hasta que amablemente te piden tu orden:







- Un refresco grande y unas palomitas chicas, por favor.







PUUUUUUUTTTTTTSSSSS!!! Acabas de convertirte en uno de esos cinéfilos gordos, freaks y sin amigos (similar al tipo de los comics en Los Simpson); por el simple hecho de comprar provisiones para “una sola persona”. Ahora, los amables jóvenes que atienden te ven con ojos de lástima y algunos otros, con risa. Varios sienten tanto asco por tu persona que si pudieran hacerlo vomitarían irremediablemente sobre tus palomitas. Porque contrario a lo que puedas creer, ir al cine solo no es bien visto.





Por tal motivo, es imperioso que asistas con alguien. Aquí viene la primera encrucijada:







1.- Si vas con tu novia, seguramente verán la película que ella quiera, no importa que se trate de “Eragon” o “La risa en vacaciones reloaded”. A cambio, recibirás generosos apapachos en la sala del cine.




2.- Si vas con tus compañeros de la escuela, es algo más parejo. Todos votan para elegir una película. Si sale “VanHellsing” y tú querías “La chica de al lado” te muerdes un huevo y entras a ver VanHellsing.




3.- Si vas con una chava que te gusta, entras a ver la película que ella quiera. Tal vez ganes uno o dos abrazos y algunos puntos con ella, pero perderás mucho dinero. Frases como: ¿… Y de beber? Cobran poderoso sentido.




4.- Si vas con tus amigos, al tener gustos similares, pueden entrar a ver películas más extravagantes, como “Aqua Teen Hunger Force The Movie” o “Final Fantasy VII”.







Aunque, no podemos olvidar que siempre está el “cine extranjero”. Mayoritariamente, las películas son malas; solo los que quieren parecer muy cultos, afirman que “la película fue una obra de arte, y que no nos gustó por que no entendimos la yuxtaposición de los elementos intrínsecos de la teoría Kantiana manejada en la película”.




Aunque existen buenas películas extranjeras, la mayoría, son del tipo francés, con hechos de la vida real y más aburridas que un documental de 6 horas de las diferentes formas de decir “Catsup”. Por ejemplo, si vemos la sinopsis de una película francesa sería algo así:







- Le pupú do mató le wawá !








Película francesa que narra la trágica historia de un niño que ve como su perro es asesinado brutalmente por un tren. Aquí comienza una historia de introspección y autorrealización en la que Pier, deberá enfrentarse con su pasado para encontrar la verdadera felicidad.








WTF??? Quiero decir… WTF??? Digo… ¿Quién se llama Pier?







Mejor prosigamos con el post.







No importa cual opción escojas, el siguiente punto es escoger la hora.







Casi siempre, es en la noche. O de perdido, en la tarde, más o menos como a las 18:30. Como todo fue más o menos improvisado, algunos llegan temprano, algunos más tarde. Acaban de llegar y escogen película.







M’key… que sea… “Matadero 666”. Veamos… la hora más cercana es a las… 19:45.







No obstante, ya que escogieron la película, viene una parte que casi nunca falta:







Vendedor genérico de boletos – Matadero 666 es una película clasificación C. Me muestras las credenciales tuya y de tus acompañantes, por favor.





Por supuesto, tú y tus compañeros, como adultos responsables, sacan sus credenciales de elector. O, al menos eso sucedería si tú y tus compañeros fueran adultos responsables. Lo que en verdad pasa es que por algún motivo, desconocido para todos, X persona no ha tramitado su credencial, a otro se le olvidó, a otro se le perdió… y así sucesivamente. Sólo una o dos personas de todo el contingente de goeyes trae credencial. El vendedor de boletos se engrandece cuando le suplicas dramáticamente que te venda los boletos. Ante su negación, solo te queda maldecirlo mentalmente:







- Ojalá que se te caiga el cabello de la cabeza y te crezca en el pubis.







Pero bueno, ahora supongamos que la película que van a ver es B15. Digamos… “Epic Movie”.




Son las 18:00 y la película comienza 19:15







Más de una hora para que comience la película. Aquí llegamos a otra encrucijada:







1.- Esperamos sentados a que comience la película.




2.- Nos vamos a dar un rol y regresamos más tarde.







La paciencia es un don que los adolescentes cambian por algunos segundos de diversión, así que compran los boletos, e inmediatamente después, se van a dar un rol por el cine/plaza. Curiosean durante más o menos una hora en las tiendas deportivas, las tiendas de moda, las de mascotas, los de expendios de comida chatarra, y claro, como no, las tiendas de celulares. Más o menos después de 50 minutos de caminatas inútiles alguien observa el reloj Casio MQ-76 que es similar al mío y les recuerda que ya casi es hora de entrar al cine.







Antes de entrar, por supuesto es necesario comprar los alimentos que servirán para acompañar la función. Un refresco para cada uno y unas palomitas grandes para compartir entre dos o tres. Alguien tal vez pida también un helado, un chocolate o un hotdog.




Mientras regresan al cine pensando qué van a comprar, les asalta impertinentemente un escalofrío por la espalda y un flashazo les pasa por el cerebro:







Hoy es miércoles.







Por cierta enferma razón, TODOS los cines de México, tienen la promoción de miércoles 2x1. Esto, como puedes comprender, atrae a mucha gente. Tanta gente que tu agorafobia te patea la entrepierna con laxitud. Así, maldiciendo a todo mundo, recordando a las madres (inocentes, por cierto) de todos los asistentes del cine, te formas para comprar lo necesario para la sana diversión, conciente de que faltan míseros 8 minutos para el comienzo de la película.




Con inquieta curiosidad, te preguntas el por qué ningún otro de tus compañeros está ahí para comprar sus alimentos. La respuesta, llega en forma de imperiosa pregunta:







- Oye: Ya que andas a gatas… cómprame unas palomitas grandes y dos refrescos ¿NO?







La frase se repite unas dos veces más y al fin tienes la lista de todo lo que comprarás. Te fijas que tan lejos estás del expendedor y calculas que serán más o menos 5 minutos. Lo que no sabes, es que todos los goeyes que están delante de ti, también tienen la misión de comprar provisiones para todo su clan. Por lo que esos 5 minutos, se convierten en 15 (si te va bien).







15 minutos de observar agónicamente como no avanza la fila. De observar como tus compañeros te miran lastimeramente pensando en tu falta de audacia. 15 largos minutos pensando en que la película ya va a comenzar. Casi crees que esa tortura es tu expiación por todas las cosas malas que les has dicho a los simiescos compañeros de clase.







Al fin llegas al expendedor, amablemente le solicitas todo lo que te pidieron y luego, al final, por supuesto de manera educada le solicitas lo tuyo. La conversación, más o menos es así:







- Teh Dib - ‘ Tardes.




- Expendedor de palomitas - BUENAS tardes ¿En que puedo servirle?




- Teh Dib – Suminístreme por favor, 2 palomitas grandes, unas palomitas medianas, 4 refrescos grandes, un hotdog y un chocolate con galletas, por favor.




- Expendedor de palomitas - ¿Serían: 2 palomitas grandes, unas palomitas medianas, 4 refrescos grandes, un hotdog y un chocolate con galletas?




- Teh Dib - Efectivamente




- Expendedor de palomitas – ¿Sabe que por $5.00 puede ampliar sus palomitas por unas extragrandes?




- Teh Dib – Estoy conciente de ello; pero no, muchas gracias.




- Expendedor de palomitas – De acuerdo, salen 2 palomitas grandes, unas palomitas medianas, 4 refrescos grandes, un hotdog.




- Teh Dib – Falta el chocolate con galletas.




- Expendedor de palomitas – Aquí tiene, disculpe. Serían $215.00







Pagas, y hastiado, sales de la fila. Ahora, es momento de colocar salsa sobre las palomitas. Sabes cabalmente bien que si le pones salsa a las palomitas, siguiendo la Ley de Murphy, se te caerán encima de tu playera blanca. Pero el no ponerle salsa a las palomitas es casi un pecado y es considerado delito en 20 entidades de la unión americana y México, así que, le pones salsa hasta que puedes escuchar a las palomitas retorcerse de insufrible dolor.







Llevan cinco minutos de retraso en la película. Infantilmente, piensas que esos cinco minutos son los que tienen los trailers de las siguientes películas; piensas que van bien para ver el comienzo de la película.







Desafortunadamente para ti, la película ya comenzó. Volteas a ver a lo lejos para encontrar un lugar adecuado para sentarte… llegas con la vista hasta la última fila… llena, penúltima fila… llena… así prosigues. Todas las malditas filas están llenas. Excepto, claro, las primeras 2. No quedándote de otra te sientas en la segunda fila.







La película tiene complejas escenas de acción en las que la cámara no deja de moverse. Tú, al estar tan condenadamente cerca, tratas de contener el vómito que te aqueja puesto que tales escenas te marean como juego de Six Flags. Cuando más o menos te acostumbras, le pones atención a la historia. No está tan mal… y de pronto:







- Jajajajajajajajajaja!!!







Un montón de niñas comienza a reírse fuertemente, como si estuvieran en una sesión de onanismo y cosquillas al mismo tiempo. Inocentemente, tratan de “callar” sus risas, bajando el volumen de éstas. Esto, es aun más molesto. Crees que puedes soportarlo, pero entonces:







- Jajajajajajajajaja!!!







PUTS!!!! No mamar, en serio, no mamar. Del coraje ya no puedes ni conjugar adecuadamente un verbo. Cada que se ríen, sientes que te patean las bolas y quisieras pararte, darle una cachetada y decirle:







- M’kay, you bitch! That’s enough of your shit.







Al fin, las jovencitas se callan. Luego, llega algo más castroso que las chavitas riéndose. Va más o menos así:







- Rrrrriiiiiiinnnnnnnnnnnngggggggggggggg!!!




- Rrrrriiiiiiinnnnnnnnnnnngggggggggggggg!!!








PUTTSSSS!!! Ahora suena un celular. No jodas!!! Y esto es SIEMPRE





Aunque al principio de la película se recuerda que apaguen o pongan en modo silencio los celulares, algunas personas - como diría el autor - con una mano en el bolsillo y un dedo en el culo, hacen caso omiso de tal recomendación.







Y luego, en lugar de tratar de reparar su error, apagando el celular, las acciones siguen más o menos así:





- Sí… si, soy yo.




- … …




- No goey, ahorita no puedo.




-




- Estoy en el cine




-




- Epic Movie




- … …




- Pu’s ta’ más o menos.




- … …




- No goey.




- … … … ….




- Sale, entonces luego te hablo.




- … … …




- Simón, sale, luego nos vemos.







Finalmente, dependiendo de la película que hayas ido a ver, puedes salir decepcionado, aburrido, hastiado, alegre, emocionado indiferente o una combinación de dos o más de los adjetivos anteriores.




Y claro, como no, con una enorme mancha de salsa en la playera.







Y aunque este escrito parezca que tuvo que haberlo redactado una mano febril en una noche de insomnio, les aseguro que está basado en una historia real.







Así, después, de haber leído todo este post, querido y teórico lector, hagamos un recuento de las cosas que te patean la bragadura al ir al cine:







1. - No puedes ir solo.




2. - Si no querías ver esa película, te muerdes un huevo y la ves.




3.- Pier.




4.- Que te pidan tu credencial de elector por que no luces lo suficientemente mayor.




5.- La espera




6.- La gente




7.- Los miércoles




8.- Los expendedores de palomitas




9.- No ver el principio de la película.




10.- Sentarte hasta adelante




11.- Los ruidosos mozalbetes




12.- El goey que contesta su celular a media función.




13.- Salsa en tu ropa blanca.




14.- Que volverás a ir, aun sabiendo que muchas de las cosas que odias están ahí.





------------------------------------------------------------




------------------------------------------------------------







Cambiando de tema, deseo comentar que hace poco tuve la oportunidad de asistir a los World Cyber Games en el tour que el Latingamer realizó. Esperaba mucho de tal evento. Los primeros lugares de cada juego viajarían a la ciudad (o estado, como le dicen algunos) de Monterrey. La mayoría de los juegos que había, eran para XBox 360 (consola que, por cierto, me caga). No obstante, había dos juegos para PC que me llamaron poderosamente la atención: Starcraft: Broodwar y Warcraft III: Frozen Throne. En ambos juegos me considero suficientemente bueno. Digo, tal vez no sea el mejor de estado, pero ciertamente puedo ofrecer una reta decente. Como sea, se suponía que todo comenzaba a las 11:00. Como atenta persona que soy, llegué a la hora adecuada y apenas estaban ensamblando algunas cosas. Un goey que iba conmigo se acercó a preguntarle si era necesario algún requisito para inscribirnos; y, como observamos que todavía faltaba mucho por ensamblar, para ofrecernos como voluntarios y ganar una de esas playeras que se ven super cool.







La entrevista fue más o menos así:







- Buenos días, disculpe, ¿es necesario algo para inscribirnos?




- Hasta dentro de una media hora más.




- Sí, pero ¿es necesario algo para inscribirnos, dinero, envases de yogurt, algo?




- En una media hora más comenzamos.




- Bueno… este, ¿necesita ayuda en algo?




- En media hora comenzamos.







Incrédulos, fuimos a dar un rol por la plaza en la que se llevaba a cabo el evento. Digo, después de la soez e ignominiosa respuesta que obtuvimos, no suplicaríamos.







Media hora después, regresamos al lugar. Casi no habían avanzado nada en la tarea que realizaban. Unos minutos después, unos goeyes (debo admitir, mejor vestidos que nosotros), le cuestionaron básicamente lo mismo, pero la respuesta fue completamente diferente. Fue más o menos así:







- Buenos días, disculpe, ¿es necesario algo para inscribirnos?




- Buenos días (extiende su enorme mano sudorosa en forma de saludo). No muchachos, la inscripción es totalmente gratis. Solamente permítanos terminar de ensamblar esto y comenzamos. (Sonríe)




- ¿Podemos ayudar en algo?




- Muchas gracias, sí, si no les molesta, ¿podrían ayudarnos a terminar de ensamblar esto?







Convencidos del racismo y discriminación, decidimos observar atentamente como trabajaban bajo el ardiente sol, agradecidos de que no fuéramos nosotros. Algunos minutos después, el sujeto llegó y les regaló una de esas playeras que les mencioné. ¡Perra! Grité para mis adentros.







Habían pasado 45 minutos desde que llegué y de la nada, se recibió la orden de formarnos para comenzar con las inscripciones. Rápidamente, muchos geeks nos fuimos ordenadamente formando. A los cinco minutos de estar formados, y sin que nadie se hubiera inscrito aún, uno de los tres generadores de 7500 Watts que utilizaban para dar energía a todas las consolas, televisiones, PC’s, etc. falló. Durante una media hora trataron de arreglar el desperfecto. Mientras tanto, los simpáticos presentadores de la Plaza de la Tecnología, comenzaron a “animar” el ambiente, con bromas y música techno. Utilizando sarcasmo y toneladas de indiferencia de parte de casi todos los presentes, afortunadamente se callaron, después de media hora de agonizante tortura.







El tiempo pasaba y no lograban arreglar el desgraciado generador. Por tal motivo, solicitaron permiso al centro comercial que patrocinaba el evento para utilizar un contacto común y corriente. Media hora después, recibieron respuesta afirmativa y comenzaron con las maniobras.







Después de estar 90 minutos formado, al fin comenzaron las inscripciones. Había dos sujetos. Un goey y una chava ciertamente sexi. Aunque, tan sexi como lenta. Hubieran visto el problema cuando me preguntó mi nick:







- ¿Tienes algún nick, apodo, algo?




- Sí, es Teh Dib.




- Me lo deletreas por favor – dijo en tono imperioso –




- T - E - H – espacio – D – I – B




- T – H – E – espacio – D – I – B




- No, T- E – H




- Es THE ¿no? Se escribe T – H – E




- Efectivamente, pero mi nick es T – E – H




- Ah bueno







Al terminar de inscribirnos, se nos cuestionó acerca del juego al que entraríamos. Al ver que había no mucha competencia en Starcraft, decidí mejor entrar a Warcraft III. Fue algo gracioso:







- ¿A que juego vas?




- Warcraft III




- Comenzamos con Starcraft







Después de patearme con esa respuesta, no me quedó otra más que esperar a que terminara el torneo de Starcraft para comenzar con Warcraft.







Para los que no conozcan el juego, Starcraft tiene la posibilidad de enfrentar a 8 jugadores al mismo tiempo. Sin embargo, en esta competencia, solamente tenían cuatro computadoras. Y las retas eran de uno contra uno. Por tal razón, el torneo eliminatoria de Starcraft duró HORAS. Horribles y calurosas horas que me la pasé sin jugar, sentado en un escalón, aburrido y observando cómo unos goeyes jugaban magic.







Al fin terminó el torneo de Starcraft.. Seguía mi juego. Estaba tan decidido a al menos, avanzar a la ronda del domingo, que me pasé al menos hora y media platicando con algunos otros expertos del juego (amigos míos) algunas estrategias avanzadas del juego.







Al ver que no comenzaba, fuimos a preguntar qué sucedía. La respuesta fue clara:







- No nos está jalando la red.







PUTSS!!!




Muriendo de inanición, fui a comprar algunas botanas para aguantar. Los sabritones gigantes y las toreadas Barcel no se hicieron esperar. Las donas Bimbo hicieron de las suyas. 4 litros de jugo satisficieron la sed de 5 ávidas personas.







Observo mi celular a las 15:47. Un mensaje había llegado y no me había enterado. Era un amable saludo de parte de una amiga que me avisaba atentamente que a las 15:00 comenzaba el maratón de Héroes en Universal Channel. Turbado, me maldije por no estar en casa viendo dicho programa. En cambio, estaba comiendo chatarra en un lugar caluroso, sin haber tocado un juego en todo el día. A las 17:00, hartos, nos acercamos a cuestionar que diablos sucedía. La respuesta llegó otra vez en forma de un ataque tipo “nutcracker”.







- Es que no tenemos un parche necesario y se fueron a descargarlo.







No mamar… en serio… no mamar.







Ya eran las 18:00. Todavía no comenzaba nada. Hastiado hasta el esfínter, decidí irme a casa. Simplemente me fui. Cuando llevaba 5 minutos caminando, recordé que había sido cordialmente invitado a una pequeña reunión a las 17:00. Con chabacana alegría, negué mi presencia en dicha reunión según yo porque iba a estar jugando en los WCG.







A las 19:00 llegué a mi casa, agotado, harto, fastidiado, aburrido y en lugar de traer de premio un boleto a Monterrey, traje conmigo un libro imaginario de cómo quererme mucho… con la mano, editado en el departamento de pelaciones.







------------------------------------------------------------




------------------------------------------------------------







Por último, debo decir:







Undertaker… New World heavyweight Champion.




Mr. Kennedy... Mr. Money in the Bank... bank.







Como siempre... Wrestlemania RULES!!!







------------------------------------------------------------




------------------------------------------------------------







Un agradecimiento a Juan por pasarme el Soundtrack de SouthPark, Bigger, Longer & Uncut.




Si no han visto la película, no tienen una idea de lo que se pierden… el mejor musical que haya visto en mi vida. Infinitamente mejor que Chicago o El Fantasma de la Ópera. Mucho mejor que Moulin Rouge. No he visto Cats, pero estoy seguro de que también es mejor.








Por cierto... como estoy casi seguro de que tu vocabulario es casi tan grande como tu I.Q. modifico la convocatoria para el post de potabilidad. Ahora, simplemente necesito que me envíen fotografías y el nombre de la mujer que envíen. No salgan con que me envían 100 fotos que encontraron en lamaslinda.com y no saben quienes son. Necesito los nombres.











EDIT:




OMFG!!! LUCY PINDER TOPLESS




HOY DEBE SER UN HERMOSO DÍA PARA LA CIENCIA




JUSTAMENTE CUANDO CREÍA QUE NO PODÍA SER MÁS FELIZ.








* Mas información, busquen la revista "Nuts" Abril 2007 o envíen un e-mail.




EDIT 2:

Para todos aquellos que no me creían:



Puedes hacer tu medición en el siguiente link:

http://www.iqtest.dk/main.swf



Bytes!

4 Personas con IQ alto han comentado:

Adrián dijo...

Muy buen pots, a mi parecer el mejor que he leído, me hizo reír precisamente hoy que pinta ser un mal día, aligero (¿aligeró? WTF) un poquito la frustración, el enojo y el estrés que habita dentro de mi hermoso, lindo y pequeño cuerpecito.

¿Comentarios? No la verdad no, solo puedo decir que ciertamente ir al cine solo, es signo inequívoco de la habilidad que todos llevamos dentro para lograr ser unos patéticos y tontos perdedores, por eso querido y teórico lector no dudes de tu potencialidad de ser un perdedor, tu y yo sabemos que puedes llegar a serlo, solo es cuestión de que te lo propongas…

¿Sugerencias? No vayas al cine con Teh Dib a menos que quieras reírte al comprobar como la ley de Murphy pareciera que fue creada para explicar la vida de nuestro incomprendido pero no por ello menos apreciado compañero.

P.D. Norah Jones debe de estar dentro del pots de potabilidad y tambien Joss Stone, despues te mando las fotos, si no las pones eres yumayumayumayumagay. Bytes

BetoPermaneo dijo...

Yo tambien pienso que te has reivindicado con este post, ya que el anterior no fue tan bueno.

Solo puedo decir que estoy completamente de acuerdo en que no se puede ir al cine solo ( o con gente que no comparta tus ideas). Además, creo que salvo unas cuantas peliculas, el cine contemporaneo se encuentra falto de imaginacion y creatividad.

Con respecto al post de potabilidad, ya me canse de hacerte sugerencias sobre quien deberia de estar y quien no, talvez no compartimos la misma filosofia, pero estoy de acuerdo con Gañan en que Norah Jones Y Joss deberian de estar.

aimé dijo...

Pos si hace reir el pots. Dib, te faltaron varios puntos del cine como el güey que siempre habla en la pelicula justo en el momento más emocionante, o el galán que trata de abrazarte simulando que se estira (please no lo hagan, chavos) es hiper no nice.

Así, los primeros capítulos de Héroes estan con todo. Bye.

Marcelto dijo...

DEfinitivamente buen pooootss!...
Has vuelto a la senda del buen redactar...pero no te emociones... aún falta un poco pa qe vuelvas a rulear!!
Ah...y no te preocupes... las mujeres y el Xbox 360 te gustarán y mucho... cuando tengas uno!!! je je!! bytes!

Publicar un comentario

Ándele, deje su comentario.
Gracias.