miércoles, noviembre 14, 2007

Sexagésimo sexto - Plus Ça change, plus c'est la même chose -

Plus ça change, plus c'est la même chose. "Mientras más cambian las cosas, más siguen igual". Es un viejo refrán francés utilizado primigeniamente por algún francés loco.
Hoy, en este sexagésimo quinto post, viendo en retrospectiva la curiosa forma en la que solía escribir en los primeros post de este blog que es de todos, pero que siendo un poco más específicos es de The Dib, añoro volver a escribir un post que sea remotamente tan imaginativo como los primeros. Ojo, no estoy diciendo que mis primeros post hayan sido imaginativos, sino que eran más imaginativos que los que actualmente posteo. Eran post que reflejaban una pequeña parte de la vida cotidiana de un joven normal, sarcástico, inteligente pero flojo; considerado entre los que se dicen cools como matado, abrumado por el peso de ser como es.
Escribiendo posts en los que disfrutaba de considerables placeres orgásmicos cada que ofendía alguna susceptibilidad, no importándome nada.

Ahora, escribo aburridas discusiones filosóficas sobre la esperanza y el esfuerzo. Divago paranoicamente y comento anécdotas vivenciales que no son más que la muestra de efímeros traumas.

Pero no más.
Al menos por este post, escribiré un post como antes. Valiéndome poco menos de media madre cualquier otra cosa que alguién pueda pensar de mí.

El trabajo ciertamente me ha regalado experiencias novedosas. Conocimientos valiosos y hasta un poco de dinero. Cómo dice en el blog de Beto: "Trabajo tiempo completo y me pagan medio sueldo". Pero sobre todo, el ser residente cambió mi vida. Ya no soy la sarcástica y mamona persona que solía ser. Al menos, no en el trabajo. Digo, si salgo con alguna arrancada como las que solía berrear, ipsofacto me mandan a chingar a mi madre, dentro de un bote para que suene y en abonos para que me dure más.
No obstante, el que mis apestosos compañeros de clase también tengan un empleo como residente hace más llevadero todo. Ésta demente conclusión ataca brutalmente mis sentidos cuando escucho atentamente el paranóico parlotear de todos los simios de cubierta que tengo como compañeros.
Digo, de vez en cuando es agradable compartir con tus compañeros alguna de las vivencias que tienes en tus actividades. Si vas a darle atención a complejos sistemas robóticos, si consciente y sonoramente ofendes el ego de los operarios con los que trabajas. Si realizas una actividad extraordinariamente aburrida o extraordinariamente matada. El que tu compartas esas pequeñas experiencias - y que otros las compartan contigo - es saludable. Igual y alguna vez en la vida te sirven para algo.
Pero llega un punto efímero. Una línea que no está bien definida. Un área que no está dentro de los límites de la gracia y la importancia. Un punto en el que dejas de ser un residente y tratas de convertirte a los ojos de los demás, en un ingeniero.
Este momento de poca lucidez y menos sentido común, es cuando comienzas a balbucear para dar sugerencias, presumir tu puesto de residente o simplemente para hacer notar que tu empresa es mejor que las demás.

Todo este párrafo que bien puede hacer las veces de exordio me sirve para presentarte, sin más espera:

Ingeniero Residente
¿Cómo dice que dijo?


Llegas algunos minutos antes de tu clase de las 19:00. Esperas sentado en una de las banquitas que se encuentran cerca del laboratorio y confías en que tus compañeros de clase se limiten a saludarte extendiendo su enorme mano sudorosa hacia tí y luego se callen. Pero por alguna desconocida razón, tus compañeros no se callan. Ya sea que comiencen a parlotear entre ellos o contigo, utilizan hasta el último hilo de castración incosciente que tienen para molestarte.
Afortunadamente, esto no dura mucho. Amigos de tus compañeros - que por añadidura son también tus compañeros - llegan y saludan efusivamente a sus amigos y secamente a los demás. Al suceder esto, las conversaciones entre tú y el resto de las personas disminuye progresivamente hasta desaparecer. Ahora simplemente son ruidos aislados que representan conversaciones entre dos personas, a veces, pero casi nunca, pensantes.
No sería muy diferente si en lugar de hablar civilizadamente se gritaran y comenzaran a lanzarse excremento.

Una agonía incesante, un dolor indescriptible. El tiempo se detine y solo te queda la soledad y un odio enfermizo hacia la hipocrecía que te ha condenado a ese infierno. Pasan varios minutos y tu tormento no termina. La conversación te ha destruido, pero, estás vivo.
Al ver que el profesor tarda más de lo normal, los atarantados sujetos comienzan a hacerse preguntas de la residencia.



Tal vez no sea así en todos los grupos o en todas las carreras, pero en mecatrónica ciertamente es importante tener un buen lugar para hacer tu residencia. Debes tener un buen sueldo, debes tener comedor gratis, un jefe buena onda, un escritorio aceptable, estar en un departamento en el que aprendas cosas de verdad, que sea una empresa internacional, que no te "negrén", etc.
La omisión de cualquiera de estos elementos te convierte inmediatamente en un blanco perfecto para cualquier tipo de bromas.
Que si está bien lejos, que no te alimentan, que trabajas más que un esclavo mientras otro te da ordenes, o que desde que llegaste se la pasan de fiesta en la planta. O te tiran carro porque realizas tus prácticas en una empresa que es tan internacional como las enchiladas potosinas y que aparte, se llama "Mecánica Gómez". O que si te vas de luna de miel con el gerente a otro estado, o que no mereces el trabajo que tienes y solamente estás ahí porque conoces a un goey que la hace de "gata", o que mataste a alguién para entrar a GM... O que porque estás en producción ya es mejor que estar en calidad, o porque estás en ingeniería te owneas al que le tocó en mantenimiento.



Uno de los tipos que más se enaltece al hablar de la empresa en la que tuvo la oportunidad de prestar sus servicios toma la batuta de la conversación y principia a comentar todas las "cosas maravillosas" que realizan en su empresa...

- Si goey, ahí en la empresa hacen un chingo de cosas. El cpK, el PPAP, el OTD, AMEF, ODDBox, SREA. El ISO TS 16949:2002 y el QS 9000.
Se avientan las gráficas de control de proceso, de control de flujo, de estudios de calidad, el estudio de probabilidad, PPAP Book y un chingo de madres.
Después de esta introducción al "complejo" mundo del control estadístico de la calidad y los procesos de cambios para clientes automotrices, el goey comienza a descremarse mientras "explica" todos y cada uno de los procesos que mencionó anteriormente.

¡Put's!.... ¡put's!... putísima y se casó de blanco... El goey se casaría con esos sistemas estadísticos de no ser porque está prohibido en todas las religiones conocidas.

Explica con amor casi maternal las sutiles diferencias que hay entre un cpK y un estudio de calidad común. Detalla con precisión milimétrica los elementos que hay que tomar en cuenta para un estudio metrológico completo y aceptable (por supuesto en su empresa), largo, ancho, alto, grueso, paralelismos, perpendicularidades, cilindricidad, planitud, oblicuidades, simetría, concentricidad, cabeceo, ángularidad, redondez, rasurado, acabado, etc. Curiosamente, son las mismas que toman en cuenta en las demás empresas.
Menciona sutilmente las discontinuidades aceptables para un cable de medidas estándar, y te hace ver que no aceptan el mínimo recomendado por las normas internacionales, sino que, además, piden estar por encima a todos sus proveedores.
Hace notar sutilmente que tiene un manejo considerable de los "complicados" programas que hacen estudios estadísticos básicos... un software que se encarga de obtener desviaciones estándar, medias, medianas, modas, relaciones de Poisson, regresiones lineales y cuadráticas... O sea... no mamar (de la sorpresa no puedo conjugar los verbos). Todo eso lo hace la Voyage... o Excel (y si no, un macro de unas 15 líneas de código sería suficiente). Creo que hasta Access puede hacer todas esas madres en sus bases de datos. No obstante, nos hace ver que en su empresa si tienen ese "programa especializado". Lo que no sabe es que todas las demás empresas también. Es un gasto innecesario de dinero, pero todas las empresas lo hacen. Está M'kay! aunque el chabo (si, con b) se siente la última Coca Cola del desierto porque ya aprendió a introducir datos al programa y dar click en un botón que hará todo el reporte por él.

Todos los presentes, fingen con paciencia que ponen atención a la basura que sale de su boca. Pensando para sí mismos que en las empresas para las que ellos trabajan, hacen exactamente lo mismo, tal vez con otros nombres, pero ciertamente es la misma mierda pero con diferente olor.

Prosigue con celeridad, no sin antes calar su cigarro, sintiéndose superior a sus compañeros por estar en una empresa que hace exactamente lo mismo que las demás, aunque no lo sepa; pero la gente ignorante es gente feliz. Y ciertamente el orador se ve muy feliz.
Uno de los oyentes, con una generosidad taaan grande que bien puede ser confundida con idiotez extrema, trata de aparentar más atención que los demás y realiza una pregunta, más bien tonta. En ella menciona que su jefe no es tan avispado como sería deseable. Él no sabe que se encuentra en la misma situación.
El orador, atendiendo a la pregunta del sujeto, tan amable como estúpido le sugiere un montón de cosas obvias:
- Haz bien tu trabajo, aunque no lo aprecie
- Siempre explícale si crees que está mal, pero no lo retes.

Pero la panacea de la conversación se da en el instante en la que el sujeto lo exhorta a que realice "5 S's"

- si goey, si tienes chingo de madres en tu escritorio, límpialo, recoge la basura, acomoda los papeles y documentos que puedas tener, y así hazle. Cosas como esas pueden abrirte las puertas.

¡Vergas!


Para el querido y teórico lector que no tenga ni idea de que coño son las 5 S's (se lee cinco eses), les mencionaré rápidamente que las 5 S's es un sistema de calidad creado por los japoneses hace más o menos 25 años. Se llama así porque las ideas principales del sistema se pueden resumir en 5 palabras (que en japonés comienzan con S) Seiri, Seiton, Seiso, Seiketsu, Shitsuke (Estandariza, Limpia, Organiza, Mantén y Responsabiliza). Y todo puede ser explicado básicamente en que los japoneses piensan que una empresa que tiene todo limpio, organizado y con una conciencia de estandarización es mejor que una que no la tiene.


¡Put's!
Los japoneses son la verga por tener la sobrenatural capacidad de observar las cosas más obvias. Y hacer de esta habilidad un sistema que sobrepasa fronteras.

Regresando a la conversación mencionada, el sujeto da una cátedra acerca de la aplicación de las 5 S's en tu escritorio.
M'kay! Supongamos por un segundo que eres tan holgazán, sucio o ignorante como para no mantener tu escritorio de trabajo medianamente limpio. Tu jefe te reprendería y te sodomizaría al notar tu horrible organización y limpieza.

No obstante, el amable y docto sujeto sigue explicando las bondades obvias que te da el tener tu lugar limpio. Solamente le faltó mencionar que si limpias puedes evitar enfermedades y la proliferación de fauna nociva. De hecho, pudo haber quedado perfecto un comercial de uno de esos lavatrastes que eliminan el 99.9% de las bacterias.
Todos siguen atentamente el balbuceo. Es como ver a un montón de niños mirar una televisión apagada. Sabes que su mirada está sobre la pantalla, pero desean ver otra cosa.
Es tan elementalmente notorio que la atención prestada al sujeto es más una cortesía que un deseo.

Al fin llega el profesor.
La conversación termina y lo único bueno que te queda es un tema para postear en tu blog. Al menos, agradeces por ello.

Tal vez este post no se parece en nada a los primeros post que realicé; pero pu's qué; al fin para eso es mi blog.


P.S. Sigo sin poder dejar comentarios en el blog "En la planta de tus pies"; eso me patea puesto que el último post fue en verdad refrescante. Demando que la autora active los comentarios y se me notifique inmediatamente. d-.-b
P.S.2 ¡Albricias! Ya he avanzado con el post de potabilidad. Lleva más o menos como 15%.
P.S. 3. DEBEN comprar la PlayBoy del 5ª Aniversario. La entrevista con Nicolás Alvarado y el reportaje de Stephen King valen los $50.00

11 Personas con IQ alto han comentado:

grandota dijo...

Ja. Fui la persona numero 1000 que vio el blog.

Así, no se para que se estudió tanta matemática, si al fin a cabo, en la residencia se aplica la ingeniería industrial.

Prodigiosos los que estén felices en la residencia.

Dib dijo...

Confío en que todos esos conocimientos sirvan de algo para el doctorado en Ing. Aeroespacial.

Dib dijo...

Edit:

Por ser la visitante número 1000, "Grandota" obtendrá como premio un DVD de Lucy Pinder.

Más de 2 Gb de imágenes y videos de Lucy. Incluyendo Topless.

Dib dijo...

Edit:

Por ser la visitante número 1000, "Grandota" obtendrá como premio un DVD de Lucy Pinder.

Más de 2 Gb de imágenes y videos de Lucy. Incluyendo Topless.

nuntius dijo...

jajaja, te lo dije inge, ahora me comprendes cuando me quejaba por que de lo unico que se hablaba antes y despues de clase era de la residencia. .

echale ganas al post de potabilidad, ahi la llevas.

dio dijo...

saludos señor residente ya se que ller no mata pero que hueva despues de un dia de servicio practicas y clases, por eso dejo este no tan imaginativo post suyo como una tarea pendiente mas saludos y suerte

dio dijo...

perdon leer con doble e no con doble ll

Himura dijo...

que hay sujeto no mames ya mejor avanza con el post de potabilidad y exijo un dvd de Lucy P. sayonara

Anónimo dijo...

jajajajajaja estuvo chido acerca de Mecanica Gomez y lo de luna de miel, ciertamente se de quien hablas en el post, y exijo que ya termines el post de Potabilidad.

P.S. Incluye algo acerca del idiota del Arquimedes

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo en que el arqui es un idiota.

Rosalba dijo...

Saludos Dib!!!!
Me gustan tanto los antiguos post como los actuales. Y estoy de acuerdo en eso de que se trabaja tiempo completo y hay una paga de mucho menos de la mitad. Pero la culpa de todo la tiene Melina, ve y reclamale LOL!.

Publicar un comentario

Ándele, deje su comentario.
Gracias.