jueves, julio 16, 2009

Centésimo décimo cuarto - Inútil -

Hay muchas cosas que me molestan. Incontables. Irónicamente, en general, hay pocas cosas que me hacen enojar. Y hay realmente muy pocas, tal vez contables con los dedos de una sóla mano, que hacen que me hierva la sangre, que hacen que tenga que guardar la compostura respirando profundamente mientras cuento hasta diez y repito mentalmente toda clase de mantras de relajación al tiempo que me muerdo un huevo para no explotar en una sinfonía de improperios.
Una de esas cosas es que me llamen inútil.
Puta, no sabes querido y teórico lector, me caga. Y no estoy hablando de que me incomode o me moleste. Me CAGA, me patea las bolas. Tal vez, de cierta manera hasta me ofende. Según la RAE, hay poco más o menos cien mil palabras en español (sin contar elementos compositivos de los vocablos o llegaríamos fácil a más de un millón) y de todas esas palabras, la única palabra que no soporto es inútil.
Querido y teórico lector, tú puedes llamarme como se te dé la gana: Pendejo, mamón, culero, pitochico, hijo de la séptima chingada lechosa, cabrón, pinche malparido homosexual, y todas sus variaciones en cualquier idioma del universo y no me sentiré ofendido. Tal vez hasta me de risa (como todas las mamadas que uno de mis trolls-fans suele dejar esporádicamente por aquí), pero putísima y se casó de blanco, no me llames inútil porque o nos partimos nuestras respectivas madres (en el caso de que seas hombre) o te mando a chingar a la mencionada, adentro de un bote - para que suene - y en abonos - para que te dure más - si eres mujer.

Digo, cualquiera puede llegar y poner un comentario y decirme inútil. Eso no es necesario. Así no me afectará. Pero si estoy realizando una acción y durante o posterior a esta, simplemente por tus huevos, por que crees que fui demasiado lento o porque crees que puedes hacerlo mejor o únicamente porque pides una tarea imposible y me sales con la mamada de llamarme inútil, ahí sí habrá pedos.
Imagino yo que en caso de ser la primera vez que consciente o inconscientemente me llamas inútil, podría hacer uso de mi infinita paciencia y te explicaría amablemente que si me vuelves a decir inútil todo valdrá madre.

Desconozco el porqué la palabra inútil me afecte de tan grotesca manera; pero lo hace.
Me encabrona. Genera un rencor colosal al que lo dijo y no es perdonable. Si es necesario esperar veinte años un momento de efímera retribución, lo haré con gusto sólo para finalmente observar cómo mi venganza es llevada a cabo.

Querido y teórico lector, tú sabrás si te calas.

5 Personas con IQ alto han comentado:

Luisz dijo...

Así no es divertido.

A mí me cagan que me digan patético, será porque yo uso mucho esa palabra para ofender, aunque también me castra que la gente se refiera a si mismos como patéticos cuando yo considero que no lo son.


Saludos.

Adriano dijo...

Jaja, todos tenemos frases que nos molestan, a mi en lo personal me molesta que me digan: si me entiendes? no soy tan cavernicola como para agarrarme a golpes, pero si me castra, jaja, saludos.

Facilitador 2 dijo...

Ya stas... ya no te lo volveré a decir... mucho

Sobras

INDESEADA dijo...

Uy. A mi me encabrona que me digan mensa, lo odio en serio que sí, no sé por que prefiero que me digan pendeja o que me mienten la madre.
Saludos.

Peter dijo...

Cuando realicé mi servicio militar me di cuenta de que a los que estaban muy gordos les ponían un sello de "inútil" en la cartilla, que culero.

Por cierto Dib, chingón tu último texto en Metatextos, por alguna razón no puedo acceder a los comentario de la página.

Publicar un comentario

Ándele, deje su comentario.
Gracias.