viernes, agosto 12, 2005

Ay Dolor !!! El primero.

Este es el primer post de muchos (espero) en mi blog.

Tal vez, algunos de ustedes que tengan algo de cerebro no ocupado en este momento, se pregunten...

- ¿De que chingados trata este blog?

Fácil... trata de lo que YO QUIERA.

Si, asi es; yo pondré lo que quiera en este blog, cuando yo lo quiera. Tal vez ponga alguna anécdota graciosa de mi vida. O tal vez sólo escriba alguna mamada que nunca ocurrió, pero que me causaría risa en caso de que sucediera. Pero quien sabe, es posible que sólo escriba para rayárselas a los weyes que postean en los foros de Herv o de atomix. O para exhortar al wey que infectó mi PC con un virus a que pase a fastidiar a su progenitora, adentro de un bote para que suene y en abonos para que le dure mas.

Sea como sea, este es mi primer post, así que tengo que poner alguna cosa interesante o divertida, porque si no, este blog no sería visitado; y después de todo lo que escribí para que nadie lo lea... me rompería las bolas. Así de simple.

Como no se me ocurre otra cosa, voy a comentarles que tengo un dolor estomacal mayor que la chingada. (Ya ven que la chingada duele, pues este dolor es mayor). Si, me duele el estómago como nunca me había dolido. Después de varios retortijones de tripas (que me hicieron creer que se estaban comiendo unas a otras), decidí que la mejor opción era ir al médico. Así, comenzó una travesía épica, que dejaba al señor de los anillos como wey en calzones.

Aquí va el guión, y ni el gordo de Phil Jackson lo haría mejor:

Por cierto, lo que esté entre comillas y paréntesis “( )” y que esté en letra cursiva son mis pensamientos de ese momento.

Primero, tuve que ponerme mi poderosa armadura de tela. Ya saben, un pantalón, playera y tenis. Hacía frío, por lo que tuve que mejorar mi inventario con una malla de tela (A.K.A. chamarra). Al salir, sabía que la travesía sería larga, pero... no podía llevar provisiones, ya que estaba ENFERMO DEL ESTÓMAGO. Cualquier madre que pusiera dentro de mi bolsa estomacal se mudaría para mis intestinos rápidamente. (O en el mejor de los casos, haría que expusiera mis jugos digestivos). Por lo que sufriendo de inanición, frío y mucho dolor, comencé a caminar. Al fin, llegué al paso de la B.Anaya, una concurrida avenida que me llevaría al hospital.

Saqué mi cartera... tenía boletos de camión y algo de dinero... no mucho, pero suficiente para el taxi. Como estamos en vacaciones, si le daba el boleto al chofer me la haría de pedo. Y ya que estaba muy adolorido, no creo que haya podido lograr ganarle a un chofer de camión urbano. Si fuera un RPG de Square el chofer sería el clásico wey que te vende alguna madre para los Chocobos. Y no estaba dispuesto a sangrar números por un pollo gigante.

Así, que decidí por la opción más rápida y fiable, pero la menos barata: Tomar un taxi.

El que hasta ese momento me pareció un amable conductor, se detuvo. Abordé el taxi y le dije que por favor me llevara a la clínica 47.

Han de haber pasado unos 60 míseros segundos, cuando no pudo desobedecer las leyes de la evolución para los taxistas y trató de hacerme plática:

- Va a ver a alguién, jóven?

- “(Sí, estas ojeras son porque estuve rezando por él toda la noche)”. No, me siento mal.

- ¿Y que le duele?

- “(Mis oídos, normalmente están bien, pero casi sangran al escucharlo hablar)”. El estómago, me duele mucho.

Le dije en un tono aburrido.

Afortunadamente el tipo entendió el mensaje y ya no preguntó nada más. Eso fue bueno, el dolor era muy fuerte y no quería desperdiciar mi sarcasmo en él. Si, es un hospital pero ahí no se compran frasquitos de sarcasmo.

- Ya está joven, son $29.00

Tentado estuve a darle $30.00 y decirle de manera cool, "Quédate con el cambio". Pero sería algo demasiado mamón, que tal vez me hubiera hecho acreedor a una sonora patada en salva sea la parte. Mejor, le di el dinero exacto y me bajé.

Al llegar con la señorita que entrega las fichas, observo que está algo entretenida con un crucigrama.

- Ejem, buenos días.

- Buenos días ¿en que puedo ayudarle?

- “(Lo siento, pensé que este era el lugar en donde entregaban fichas de turno y NADA MÁS, pero parece que me equivoqué, bueno, ya que estoy aquí ¿me permite ayudarle con el crucigrama?)” Una ficha por favor.

- ¿Su carnet?

- “(Holy Shit Dude!!!)” Holy Shit Dude!!!

- ¿Perdón?

- No, nada, es que no tengo "carnet", me dieron este papel en la escuela, y me dijeron que con este era suficiente.

- Si, es suficiente para sacar el carnet.

- “(Holy Shit Dude!!!)”. Ok, entonces, ¿como saco ese?

- Pase al segundo piso al departamento de archivo.

- Ok, gracias.

Crap, el dolor no disminuía y aparte tenía que subir como 400 escalones (en realidad eran 40), pero con ese dolor parecían 10 cada uno.

Muy bien, lo logré ahora sí, a sacar el "carnet".

LLegue a donde estaba una burócrata tomando café.

- Buenos días.

- Buenos días ¿En que puedo servirle?

- “(Otra vez, bueno, al menos este tiene mas lógica)”. Vengo a sacar mi carnet.

- Muy bien, ¿ya hiciste los trámites necesarios?

- “(Otra vez, no me vengan a joder con que debo llenar la solicitud A-14)”. Pues, en la escuela me dieron este papel.

- Ah!, perfecto, esto ya hizo todo. Lo único que necesito es una constancia de estudios.

- “(No mamen, estamos en vacaciones, me duele el estómago mas de lo que le dolió a su madre parirla y me pide una constancia)”. Pero, estamos en vacaciones, no hay nadie... ¿no le basta con mi credencial?

- ¿Tiene el sello de este semestre?

- “(Claro, en vacaciones tienen la costumbre de sellar credenciales antes de inscribirnos. No, espere eso era en la preparatoria. Aunque, si quiere, puedo sellar la credencial con los dientes)”. Pues... no, aun no son las inscripciones y no la han sellado.

- Mire jóven, usted es un adulto y lo voy a tratar como tal.

- “(HEEE, me van a tratar como adulto, me van a tratar como adulto)”. O sea... ¿Cómo?

- Sí, no puedo darle su carnet si no me demuestra que está en la escuela.

- Por favor, me duele mucho el estómago “(y más vale que no me pidas dinero o te carga la chingada)”. Mire, traigo un libro de ecuaciones diferenciales de la biblioteca de la escuela, debo entregarlo al inscribirme.

Después de varias patéticas súplicas, accedió a darme el carnet.

Ok, ahora... ya podía sacar la ficha.

- Buenas tardes “(de nuevo)”.

- Buenas tardes jóven, ¿consiguió el carnet?

- “(No, sólo estoy aquí para reiterarle mi intención de ayudarla en el crucigrama)”. Sí, gracias.

- Muy bien, ¿me lo permite por favor?

- “(No, sólo quería presumírselo. Apuesto a que nunca en su vida había visto uno de estos)”. Aquí tiene.

Pasaron algunos minutos, en lo que apuntaba datos, etc. etc. hasta que al fin me dio la ficha. Sin embargo... era la ficha número 24. VEINTICUATRO... no mames, con ese dolor, todo el tiempo perdido y demás todavía tengo que esperar a que 24 ojetes que sólo tienen gripa pasen antes que yo.

Después de algún tiempo, reaccioné. Pensé que tal vez las personas si estaban muy enfermas; digo, no tengo la suerte de que mueran, pero imagino que si han de sentirse muy mal. Sea como fuere, después de 45 largos minutos, fue mi turno.

Ok, entré al consultorio y un médico (por que no se veía por ningún lado algún título de haber acreditado un doctorado) me recibió.

- Dib, ¿verdad?

- “(Ájale, además de médico, clarividente y adivino)”. Sí.

- ¿Qué te sucede?

- “(Nada, quería ver como es el consultorio de un médico)” Me duele mucho el estómago.

- Ha de ser algo que comiste.

- “(No mames, que cabrón es ese médico. Pero yo soy mas, ya que no necesité 7 años en la escuela de medicina para saber eso)”.

Pues supongo que sí.

Ok, me revisó, me obligó a quitarme la camisa (y ni siquiera me invitó un café primero); uso su estetoscopio y demás madres de médico para revisarme. Al final, dijo lo que yo ya sabía.

- Tienes una infección.

- “(Gracias por hacerme perder todo el día para decirme algo que ya sabía, me da la impresión de que los médicos siempre han sido demasiado buenos para percatarse de lo obvio)”. Y ¿Cómo me curo?

- Toma este medicamento cada 8 horas.

Me da una receta, con la clásica letra de médico.

Ok, me despedí y me dirigí a la farmacia del hospital.


- Buenas tardes, ¿me puede surtir esta receta por favor?

- Claro, permíteme

- “(¿Me hablas de tú? ¿Que ya somos compadres o qué?)” Sí, gracias.

- Híjole, ya no hay de tu medicina, se acabó. Nos la surten hasta dentro de dos días.

- Ok, gracias “(hijo de tu puta madre)”.

Adolorido, fastidiado, con todo el día perdido y ahora, también sin medicina regresaba a mi casa. Tuve que pasar a una farmacia a comprar el medicamento indicado.

- Buenas tardes, ¿me puede dar este medicamento?

- A ver, permíteme... sí, cuesta $47.00

- “(CUARENTA Y SIETE PESOS, yo que culpa tengo de que los laboratorios se gasten 23 millones de dólares diarios en investigación)”.

Sí, me la da por favor.

- Aquí tienes.

Al fin, ya tenía la medicina. Regresé a mi casa y tomé la pastilla. Tardó una larga media hora en hacer efecto. Pero al fin, el dolor comenzó a menguar. Al día siguiente, el dolor seguía ahí, pero ya era soportable. Seguí tomando mi medicamento y ahora estoy bien.

Por cierto, se que al final, no tuvo nada que ver con el señor de los anillos, pero... ¡¡ AL DEMONIO!! Para eso es mi blog.

Nos vemos cuando quiera volver a escribir.

5 Personas con IQ alto han comentado:

S_Skull dijo...

el terabyte con dolor de estómago XD
buen primer post

dio dijo...

jajajajaja lei el previo y si esperemos que compres sarcasmo mas seguido y quiza te maldiga con mas medicos clarividentes, taxistes conversadores y burocratas estupidos

Sandra Lara dijo...

Jajajaja, muy buen post, eh...

Magnus dijo...

Ciertamente vivimos en una sociedad muy predecible destinada al fracaso por personas como "El Dib"(y como yo).
Apostaria a que estas en algun centro superior de estudios, disfrutas de las caricaturas (maldito freak), pocos amigos y aun que realmente no haces ni dices todo lo que escribes lo piensas y lo gueradas en la memoria para escribirlo en lugares como este, ciertamente matado, y aunque no lamebotas de los maestros si estas a su servicio total incondicional y a cualquier hora del dia entre otras cosas no obstante tu esfuerzo te ha valido.. la burla de todos los que no son como tu, y de igual forma pero inversamente proporcional de ti para ellos.
Me equivoco???
Espero tu respuesta.

Anónimo dijo...

...lo sabía...simplemente lo sabía!!!!... yo sabia que ese departamento había existido desde siempre...pero no me atrevía a anunciarlo!!!!!...
es claro que en este, tu primer blog (que despues de algunos meses me digné a leer),te mandaron en varias ocasiones al "Departamentooooo"....al cual he denominado:
"EL DEPARTAMENTO DE PELACIONES"....
...osea, te mandaron al departamento de pelaciones....
sino te queda claro...te mandaron al depa, y te la PAsaste a Pelar!!!!!!....
qiero qe mi comentario sea anónimo, por lo que solo escribire mi direccion de correo:
atte. marcelto!!!!
je je!!!...inche vatito!!!...fumao!!!

Publicar un comentario

Ándele, deje su comentario.
Gracias.