martes, agosto 16, 2005

El segundo - La vida del Dib -

Heme aquí de nuevo. Posteando paranoicamente en el blog, esperando que le agrade al teórico lector de este blog.

Esta vez, no tengo dolor de estómago (gracias a las deidades en las que crean), pero estoy algo aburrido. Lo sepan o no, por varios motivos no he tenido vacaciones; esto, además de que es cansado, también tiene sus repercusiones, ya que ahora, que me tomé esta última semana libre, me aburro mortalmente.

La rutina es la misma, me levanto más o menos tarde (10:00), saludo efusivamente a mi madre:

- Dib: ¡Días!

- Madre de Dib: ¡BUENOS días!

Me acuesto en el sillón y enciendo la televisión. Lo irónico de esto, es que el botón de encendido del control remoto no funciona, así que maldigo mi estupidez y me levanto a encender la televisión. Vuelvo a recostarme en el sillón y empiezo con el por todos conocido “channeling”.

Después de regresar a la horrible realidad de tener sólo 15 canales extras además de los de televisión abierta, comienzo a vomitar lenguaje en contra de porqué sólo esos canales, porque nunca hay nada, etc. Etc. Tal vez el teórico lector piense que no es tan malo tener 15 canales extras, pero… ni siquiera son buenos canales. No tengo Fox, E!, Warner, Sony, Locomotion, etc. Etc. Lo más rescatable de ellos son Cartoon Network y Universal Channel. Los demás son basura.

Después de cierto tiempo de aburrirme en la sala, paso a aburrirme al comedor. Mi madre sirve el desayuno y comienzo a recibir la materia esencial para la vida. Mi madre trata de hacer la clásica conversación familiar, pero… me abstengo de participar. Sólo un ligero sí, no, y a veces, un ligero sarcasmo.

Después de el necesario aseo personal y de mi espacio vital (o sea, mi cuarto), enciendo la PC, recuerdo con cariño a la progenitora del wey que hizo el virus que está jodiendome a niveles insospechados y me pongo a jugar alguno de los tantos juegos que tengo instalados. Después de algunos minutos de ocio, mi cerebro (al que a veces quisiera apuñalar con un hisopo) me recuerda que tengo cosas que hacer en la PC más importantes que aumentar mi capacidad lúdica. Por ejemplo, que debo aprender Linux, Visual Basic y Solid Works. Sin embargo, de alguna manera logro apagar al bastardo y sigo jugando sin preocuparme por nada.

Así me paso algunas horas, hasta que es la mejor hora del día: La comida. Ok, me lavo las manos, me siento el alguno de los lugares que mi familia no esté ocupando y espero con ansia el platillo. Aquí, hay dos posibles casos:

Caso 1.- Mi madre sirve sopa (de lo que sea, incluso arroz). Esto es bueno, ya que significa que después de la sopa sigue algo aceptablemente delicioso.

Caso 2.- Mi madre sirve caldo (de lo que sea). Esto es malo, ya que significa que hoy comeremos caldo (¿¿¿NO???) sin embargo, el comer caldo es relativamente malo, ya que la entrada es caldo con verduras pero el plato fuerte es… caldo con carne.

Sea como sea, comemos, mientras vemos el noticiero. Al terminar, me dirijo a la recamara de mi hermano (la única que tiene TV, aparte de la sala) y enciendo la TV. El horrible olor a humedad y toda clase de cultivos bacterianos que habitan en la recamara de mi hermano no parecen tan malos cuando abres la ventana.

Enciendo la TV y disfruto de la educativa programación de Cartoon Network (para los que no lo notaran, eso fue sarcasmo).

Así me paso el resto del día. Hasta que considero que es suficientemente tarde para conectarme a internet. Sí, conectarme, yo todavía dependo del módem y de su irrisoria velocidad de 56Kbps. Checo mis mails (Ok, checo la cuenta de correo, ya que es raro que reciba un mail), reviso los foros en los que participo, busco cosas interesantes (no, no busco pornografía, dejé ese hábito en la secundaria) y leo algunos blogs que me parecen interesantes.

Después de algún tiempo de navegación, la PC me recuerda que debo saludar a la madre del desgraciado que creo el virus que sigue molestando. Me da sueño y me voy a dormir.

Así es mi día, es largo, entretenido (ok, mortalmente aburrido) y patéticamente deprimente.

2 Personas con IQ alto han comentado:

Anónimo dijo...

I am 344, hear me roar
Feedster launched the Feedster Top 500 setting a new standard for length, the first salvo in the size matters war of microcontent.
Wow! You have a distinctive blog. I'll bookmark you for sure.

I have a software for human bodies site. It pretty well covers software for human bodies related stuff.

Please check us out.

Sandra Lara dijo...

Sí, bastante parecido a mi día; mortalmente aburrido y sobre todo deprimente... :`(

Publicar un comentario

Ándele, deje su comentario.
Gracias.